miércoles, 23 de mayo de 2018

YA VAN SALIENDO LAS FLORES...



Ya van saliendo las flores
y luciendo sus vestidos,
en este mayo que pasa
y que anticipa el estío,
pero vivamos los días
que se van como suspiros
y disfrutemos las horas
que nos permiten seguirlos,
y así tendremos colores
de primaveras teñidos,
y unos cielos agridulces
por donde vuelan los mirlos,
y en la tierra los labriegos
hacen surcos con cariño,
para sembras las cosechas
con las semillas del trigo...

Se ven los campos con flores
y se alegran los caminos,
mientras cantan las cigarras,
en el campo, con los grillos,
y se mezclan los colores.
los olores y sonidos,
y hasta el alma se transforma
y se cambia de vestido,
porque la luz que le llega
es un faro sutilísimo
con la alegría que el cielo
nos regala con su mimo,
ya estamos en primavera,
ese instante tan bonito,
donde las almas, al alba,
buscan el sueño infinito...

"...Ya van saliendo las flores,
con sus pétalos tan lindos,
y ese mensaje que dejan
para los hombres y niños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/05/18

martes, 22 de mayo de 2018

SE TOMAN DECISIONES...



Se toman decisiones
un tanto sorprendentes,
que a veces nos asustan
y en otras nos dan mieles,
la vida es un compendio
de días y de meses,
con años transcurridos
que pasan y no vuelven,
dejando mil recuerdos
de rosas y claveles,
de llantos y desgracias
que a todos nos conciernen,
y todo es un momento
un soplo del nordeste,
un punto en nuestra vida
que sigue con su fiebre...

La vida es movimiento
de cruces y de andenes,
de sendas que se enfilan
de forma muy consciente,
y luego, con el tiempo,
se busca en los papeles
el verso detenido
por culpa del presente,
que quiere proseguirse
y hacer que no muriesen
las letras compartidas
salvando los mil puentes
y puede que volvieran 
los nervios tan alegres,
las tiernas mariposas
y el beso de la frente...

"...Se toman decisiones
de un día, para siempre,
y en unas acertamos
y en otras hay serpientes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/05/18

lunes, 21 de mayo de 2018

ESPERABA...



Esperaba que el silencio
se fundiera con las sombras,
y los gritos retenidos
no llegaran con las olas,
y es así que las resacas,
tan profundas y tan roncas,
se quedaban en suspiros
que llegaban a las costas,
no sé bien si las heridas,
con la sangre delatora,
se cerraban limpiamente
y quedaban luminosas,
era un tiempo consentido
de promesas muy sonoras,
y de frases adecuadas
a la voz de muchas bocas...

Esperaba que llegaras,
primavera con tus rosas,
y también con los claveles
y geranios de la alfombra,
es el mundo insuperable
que hasta alegra lo que roza
ya que tiene en sus colores
una magia que enamora,
un perfume sugerente,
la visión de las alondras,
y aquel roce de la brisa
con el puerto y las gaviotas,
ya que al fondo está la playa
y allí mueren muchas formas,
se desbocan los deseos
por la ausencia de la ropa...

"...Esperaba tus caricias
una tarde muy preciosa,
y quedé, con mi silencio
viendo el paso de las horas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/18

domingo, 20 de mayo de 2018

YA NO BUSCO...



Ya no busco tus palabras
ni la esencia de tus besos,
me conformo, simplemente,
con la brisa y con el viento,
ese tierno remolino
que llegaba en los deseos
y con bellas mariposas
que mostraban su aleteo,
y esa frágil filigrana
se quebró, por un momento,
y marchó para otras tierras
y otros brazos más morenos,
se quedaron solitarios
los jazmines tempraneros,
y con ellos los suspiros
que brotaron hacia el cielo...

Ya no busco tu mirada
ni a tus ojos junto al fuego,
ni tampoco aquellas noches
yo las guardo y las conservo.
...Es preciso que reposen,
que conserven el misterio,
y que encierren sus entrañas
tantas letras con mis versos,
yo prefiero que la sangre
salga pronto de mi pecho,
y que abarque y cobre vida
y no quede en el tintero,
que las crudas telarañas
sean frías como el hielo,
y se plasmen en poemas
que dormiten con mis sueños...

"...Ya no busco fantasías,
el otoño está muy dentro,
me conformo con las voces
y susurros del silencio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/05/18

sábado, 19 de mayo de 2018

YO ME PREGUNTO...



Yo me pregunto si estás dormida,
si acaso sueñas y vas a pie,
porque esa gracia que en ti palpita
hace que sueñe de día y bien,
que te acompañe por los paseos,
cuando descansas y en el café,
así te veo y así te miro
tomando un zumo con ron y miel;
ya sé que es algo que suena amargo
y que parece ser de revés,
pero no importa si estoy contigo,
si te acompaño y no sé que hacer,
porque estas cosas, cual chifladuras,
son importantes por un aquel
y si aprovecho que al ver tus ojos
me veo en ellos ya somos tres...

Entonces niña seamos pobres,
sigamos niños en el ayer,
en ese tiempo, quizás lejano,
que hemos vidido de forma fiel,
ahora rompamos viejos tabúes,
pequemos pronto de diez en diez,
y disfrutemos de nuestras fuerzas
con nuestros cuerpos sin tener juez,
y así seremos lo que queramos,
lo que nos dicten razón y ser,
nuestras lujurias y las pasiones
tendrán el agua para la sed;
y un día acaso, no muy lejano,
veremos juntos atardecer,
y nuestra noche será otra noche
donde la luna nos de su hotel...

"...Yo te pregunto si tú me quieres,
pues yo te quiero y no sé que hacer,
y entonces veo que tu sonrisa
es la respuesta que da tu piel..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/05/18

viernes, 18 de mayo de 2018

NO SIENTO MARIPOSAS...



No siento mariposas
que vuelen por la calle,
ni escucho las campanas
de iglesias seculares,
no huelo los perfumes
de rosas y azahares,
ni veo las cigüeñas
volver a sus nidales,
...las torres hoy vacías,
las sombras nos invaden,
el humo de las casas
no llega a los pajares,
y todo en este día
tan lleno de saudades
pequeñas mariposas
perdidas no se sabe...

No siento tu presencia
desde hace unos instantes
presiento que has salido
y buscas otros mares,
océanos sin nombre
que vibren con su sangre,
las olas misteriosas
mezcladas con las sales,
son ecos y latidos,
susurros de la carne
que ahora se despiertan
sedientos y con hambre ,
por eso no te juzgo
y sigo en esta cárcel,
mi bella mariposa
ausente en esta tarde...

"...No siento las heridas
sufridas en combate,
la vida es algo hermoso
si aprecias sus detalles..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/05/18

jueves, 17 de mayo de 2018

TE BUSCO...



Te busco, bandera oculta,
y no sé dónde tú estás,
si en la tierra y día a día
o en la luna y en el mar,
y no sé dónde se encuentra
la cordura y la verdad
de este mundo que desborda
una imagen tan falaz,
hay reflejos infantiles
todos llenos de humildad
pero hay otros que envidiosos
solo quieren humillar,
y es el odio y la mentira
la proclama singular,
la que aceptan y se arrogan
los profetas de la paz...

Te busco, palabra oculta,
la del trapo y el percal,
la que dejaba sonrisas
al escuchar un tic-tac,
porque la gracia, sin nombre,
que dejaba, era inmortal
y la preciso hoy en día
por no abusar del coñac
y es que los hombres confunden
a la verdad por callar,
y hasta pretenden que piense
lo que otros piensan sin más,
pero rebelde he nacido
y pensaré sin dudar,
aunque al final se equivoque
mi ingravidez otoñal...

"...Te busco, verdad oculta,
y preciso verte ya,
sentir que estás en el alma
para encender mi fanal..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/05/18

miércoles, 16 de mayo de 2018

HAY COSAS MUY HERMOSAS...



Hay cosas muy hermosas,
ocultas tras la niebla
que vamos descubriendo
en medio de sorpresas,
a veces el cansancio
no deja que las vean
los ojos temblorosos
del hombre que se esfuerza,
y entonces los sentidos
se aguzan y se intensan,
y llegan esas "cosas"
por medio de las letras,
en versos trabajados,
en frases, quizás, sueltas,
en voces y suspiros
que sueltan las mareas...

Hay trozos de la vida
que ofrecen primaveras,
retazos de la infancia
y algo de adolescencia,
y están entre nosotros,
y puede que muy cerca,
con mantas y con brumas
detrás de la escalera,
si un día tú las buscas
seguro las encuentras,
y pueden que hasta admires
las rosas que están secas,
instantes de un verano,
de bailes y verbenas,
de guiños a la luna
y besos bajo de ella...

Hay cartas que se guardan
y luego no se encuentran,
pendientes y regalos, 
también algunas perlas,
y un día, inesperado,
abriendo una maleta,
las ves abandonadas
y entonces las recuerdas,
fragmentos de un idilio,
vivido en la veintena,
instantes y emociones
que vuelven de la niebla,
de nuevo grita el alma
y hay algo que despierta
deseos y pasiones,
preguntas sin respuestas...

"...Hay cosas muy hermosas
que el tiempo nos enseña,
vivamos cada instante,
¡la vida es un poema!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/18

martes, 15 de mayo de 2018

QUIERO CHARLAR CON LOS ROBLES...



Quiero charlar con los robles
y escuchar lo que me cuentan,
lo que susurran sus ramas
de labradores y aldeas,
porque seguro que esconden
infinidad de leyendas
de las que fueron testigos
durante tiempos y gestas,
unas serán agridulces,
otras con hambres y guerras,
pero seguro que algunas
tendrán amor entre ellas,
y entonces será la brisa
la que inunde la floresta,
el robledal de este bosque
con su ternura y belleza.

Quiero charlar con el hombre
que ante el roble se doblega
para escuchar los suspiros
que en el acto aquel le deja,
y es que en los robles, la vida,
es como el tiempo de espera
y ellos están en silencio
pero sus ramas atentas,
guardan perfecta memoria
de lo que el mundo les lega,
y lo conservan muy dentro
del corazón y corteza,
dicen que lloran los robles
y puede ser que así sea,
ya que entre risas y llantos
surge el dolor y la pena.

"...Quiero charlar con los robles
y recoger su tristeza,
aunque también los tatuajes
que los amantes les llevan..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/05/18

lunes, 14 de mayo de 2018

SUSPIRA UN POQUITO...



Suspira un poquito, las olas ya llegan,
tendrás que decirles, la eterna verdad,
que no eres marino, tampoco labriego
y solo tú quieres un poco de pan,
mas no las migajas que escapan de mesas
ni aquellas mezcladas con risas y sal,
tú buscas la fuente, precisa y variada
y el agua sublime que llega del mar,
por eso las olas pronuncian tu nombre
y quieren que vayas al muelle tal cual,
verás a los barcos, también los marinos,
verás las gaviotas que quieren volar,
y tú, como el niño, serás un cometa,
que vive y que juega con gran ansiedad,
darás unos pasos, sin prisa y sin norte
viviendo tu vida, queriendo soñar.

Suspira un poquito, mi buen Rocinante,
cruzamos la Mancha, la venta está atrás,
me apura la fiebre que asola mi alma,
estoy muy cansado, me siento muy mal,
quizás necesite pararme un momento,
contar las estrellas y ver su disfraz,
veré como anuncian las luces lejanas
señales diversas al joven rosal,
aquel que se afana mostrando las rosas,
las flores tan lindas que invitan a amar,
por eso me digo que apures el paso,
las sombras avanzan y no hay claridad,
ya se oyen las voces, se ven las resacas,
la playa preserva su gran castidad,
las olas fustigan sus rizos dorados
y luego se duermen callándose el mar...

"...Suspira un poquito lector impaciente,
termino el poema llegando al final,
no soy don Quijote, tampoco lo intento,
soy solo un poeta que intenta soñar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/05/18

domingo, 13 de mayo de 2018

CUESTA MIRAR...



Cuesta mirar a las calles
y comprender el silencio
de tantas tardes tranquilas
donde el calor es intenso,
pero las tardes de julio
y las de agosto son fuego,
y nadie quiere pasarlas
en los jardines del pueblo,
hay que esperar a la noche
cuando al ocaso, de nuevo,
vuelve el rumor a las calles
con las palabras y gestos,
de pronto surgen las voces
y las sonrisas al cielo,
porque el ambiente refresca
y están los cuerpos ligeros.

Pienso en las almas cansadas
y en los suspiros del pecho,
en tantas flores que un día
entre los labios surgieron,
y es que la vida nos cansa
y nos convierte en objetos,
en una simple rutina
que nos remite a un espejo,
éste se muestra en el alma,
con amplitud y reflejos,
para enseñarnos la imagen
que nos remiten los ecos,
puede que entonces termine
o que comience ese intento,
el de buscar cada día
una caricia y el beso.


"...Cuesta mirar a la vida
si no te miras primero,
porque con medias verdades
nunca estarás satisfecho..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/05/18

sábado, 12 de mayo de 2018

LA NOCHE LLEGA DE PRISA...



La noche llega de prisa
y en ella viene el silencio,
por eso tiemblan las sombras
y parpadean los cielos,
pero es la estrella que brilla
una de tantos luceros,
la que me llama y me habla
mientras se peina el cabello,
y yo la miro despacio
y hago vencer a los miedos
ya que la estrella me mira
y me confía sus versos,
unos de dioses ancianos
que se marcharon muy lejos,
y otros de niños sin tierra
que sin fortuna ya han muerto...

La noche llega de prisa
y yo la miro y la veo
cuando se asoma la luna
con su carita de sueño,
es la lunita de plata,
la Dulcinea del cuento,
la que se asoma a los mares
para alumbrar los senderos,
unos de tierras bravías
y otros con aguas y océanos
pero dejando su rastro
de ese farol tan eterno,
en él nos guía y conduce
por pasadizos estrechos,
por temporales sin nombre
a la posada y el puerto...

"...La noche llega de prisa
y yo detengo mis juegos,
busco a la estrella y la luna
y entre sus brazos me duermo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/05/18

viernes, 11 de mayo de 2018

ALGUNAS VECES...



Algunas veces sentí tu mano
que me rozaba con gran pasión,
y eran los rayos de la ventana
que se estiraban con gran candor,
eran los meses de aquel verano
que, muy deprisa, se nos pasó,
porque nosotros, sin darnos cuenta,
desconectamos nuestro reloj,
y entonces claro, pasaba el tiempo,
también las horas de dos en dos,
hasta que un día vimos el alba
con sus colores y un gran amor
en ese instante se rompió el sueño
y un gran espejo se nos quebró,
los mil reflejos de aquella luna
querían vida, también al sol...

Hubo una nota muy pequeñita
con mucha tinta y papel de arroz
en ella estaban solo dos nombres
el uno el tuyo y el otro yo,
y en otra nota, casi invisible,
alguién con lápiz, color carbón,
puso te quiero mi luna blanca
sigue en el cielo, toma mi flor,
siente los versos que aquí te escribo
no te preocupen su confesión,
ya que nacieron sin darse cuenta
como la llama prende un farol,
así pretendo que te ilumine
y que se encienda tu corazón,
para que sientas cuánto te quiero,
desde esta tierra y de sol a sol...

"...Algunas veces, pensé de niño,
qué grande el mundo, qué lelo soy,
y mientras tanto seguí viviendo,
poquito a poco, sin ton ni son..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/05/18

jueves, 10 de mayo de 2018

SI CAMINAS DORMIDO...



Si caminas dormido por la vida
y no sientes la brisa ni el aliento
de esa voz que te llega con el viento
y que avisa, si puede, tu caída...

...Si persiste la sangre de tu herida
y el dolor no ha parado ni un momento,
y ese grito, callado, es un lamento,
es posible que seas un suicida.

Porque amar, corazón, es algo ingrato,
es donar y entregar lo que tú tienes,
aunque sea una hermosa primavera.

Es ceder esa parte del relato,
y aliviar con caricias a las sienes,
a quien quieres hacer tu compañera.

"...(Si consigues amar y ser amado,
tú estarás, corazón, enamorado.)..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/05/18

miércoles, 9 de mayo de 2018

SOPLA EL VIENTO...



Sopla el viento en los collados
y se emocionan las almas,
al sentir tantas caricias
imprevistas y soñadas,
porque la brisa que llega
es así como una nana
que adormece los sentidos
y estremece las entrañas,
es el viento del oeste
que viene tras la bonanza
con esquirlas de galernas,
temporales y fogatas,
y hasta rugen los trigales
y se asustan las campanas,
con el viento impetuoso
que es invisible en su estampa.

Sopla el viento en los collados
y hasta llega a las cabañas,
a las fuentes y praderas
y a las nieves que hay más altas,
porque viene fugitivo
de otras tierras muy lejanas
y con negros nubarrones
que le cubren las espaldas,
y es así como un amante
que despierta en la mañana
apretando entre sus brazos
la figura tan amada,
sin embargo, quien recibe
hoy al viento en su garganta
es un niño presuroso
que precisa una palabra...

"...Una mano cariñosa
pide al viento su mirada,
una rosa sin espinas
y unas lágrimas de plata..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/05/18

martes, 8 de mayo de 2018

LLEGABAS...



Llegabas hasta mi lado
como la brisa del viento,
me dejabas tus caricias
y el aroma de tu pelo;
entonces me estremecía
y se agitaba mi pecho,
los ojos se me nublaban
y se embotaba el cerebro,
¡cuántas cosas ocurrían
y pasaban en silencio!
pero de ti me quedaba
aquel amor tan sincero,
y la voz, con la palabra,
la ternura con su acento,
de unos labios temblorosos
que me decían: "te quiero..."

Hoy llega la brisa sola
y me acarician recuerdos,
es todo lo que me queda
de aquel pasado en el tiempo,
aunque queden otras cosas
y entre aquellas tantos sueños,
que unos fueron realidades
y otros quedaron desiertos,
pero los sueños vibrantes
los que vencieron los miedos,
siguen estando en el alma
y yo disfruto con ellos,
nadie podrá arrebatarme
ese mundo en que yo creo
ni tampoco los abrazos
de tantísimos encuentros.

"...Yo sé que vendrá otro día
y volverás de muy lejos,
para sentir mis caricias
con la brisa de mis besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/05/18

lunes, 7 de mayo de 2018

SUENA UN RUMOR...



Suena un rumor en el río
por el agua que deshiela
y que baja muy deprisa
por el cauce a su ribera,
atrás quedan los neveros
las montañas tan esbeltas,
los barrancos y meandros
y las huertas en la vega,
porque el río con su canto
abre ventanas y puertas,
y hasta rasga los sembrados
y las tierras de cosecha,
y es, a la vez, admirable,
sorprendente en su carrera,
y enamora e intimida
al pasar con tanta fuerza.

Suena un rumor en el alma
al saber que las mareas
ya no llegan a las playas
ni las resacas aquellas,
que se quedan en las aguas,
tenebrosas y tan negras,
donde el infierno es sublime
y la fogata es eterna,
y ese rumor "in crescendo"
es una música muerta,
es el sonido del hombre
cuando se apunta a las guerras,
porque afrontar las razones
es consensuar los problemas,
para obtener beneficios
y repartirse las prendas.

"...Suena un rumor de unos labios
que hasta los míos hoy llega,
y es el candor de la brisa
que me acaricia y me besa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/05/18

domingo, 6 de mayo de 2018

HUBO UN TIEMPO...



Hubo un tiempo en que, de noche, 
perseguía por el cielo a las estrellas,
intentando me contaran sus secretos...

Pero aquellas se cansaron de mi acoso
y cansadas, le pidieron a las nubes
que cubriera sus figuras con un manto,
y eso hicieron...

Hubo un tiempo en que soñaba con sirenas 
que buscaba y encontraba por las playas,
con su cuerpo sugerente y atractivo
y esa luz de sus pupilas
que me hablaban sin palabras...

Pero un día se acabaron las resacas
de la infancia
y volvieron las galernas de una cruda realidad
y juventud cual torbellino...

Hubo un tiempo en que viví una bella fantasía
con princesas de leyendas
y hasta estuve enamorado de una linda Dulcinea
rescatada del olvido...

Pero pronto los molinos acudieron a mi encuentro
enseñándome al Quijote que llevaba
en su montura un rocín, malencarado,
y con ganas de dormir a pierna suelta...

Hubo un tiempo en que quería ser poeta
y hasta estuve, con mis versos,
ensayando con la luna, unos pasos para un baile
que dejamos aplazado
esperando a las estrellas...

Pero estas se asomaron a los cielos
y dejaron en los mismos unas lágrimas preciosas
que llegaron al cuaderno
y rompieron los acordes de aquel baile
y los versos tan preciosos que asomaban
en sus letras....

Hubo un tiempo en que te amé profundamente
y creí que tú me amabas,
y pensé que ya podía proclamar a todo el mundo
un secreto que guardaba a pesar de la evidencia...

Pero tú me despertaste de ese sueño
y dijiste que seríamos amigos,
que el amor que yo sentía era hermoso y era tierno,
pero a ti no te llegaba
y querías apurar muy bien el tiempo
de la "eterna juventud" en que vivías...

"...Hubo un tiempo, sí, y bien que lo recuerdo...

Pero ya es pasado, simplemente..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/05/18

sábado, 5 de mayo de 2018

CANTABAN LAS AVES...



Cantaban las aves,
muy cerca, en el río,
y arriba, en  los cielos,
se oían suspiros,
temblaban las aguas
vibraban los lirios,
allí, junto al bosque
de tono amarillo,
un ciervo pastaba
con gesto tranquilo
y el elfo del cuento
quería su sitio,
estar en el cuadro
que indica el camino,
la senda y la vida
en pleno latido.

La luna de plata
buscaba a los niños,
cansados del día,
durmiendo tranquilos,
sus ojos cerrados
ocultan el brillo,
la sed de la infancia,
el tiempo tan limpio,
por eso la luna
los quiere consigo,
ni cerca ni lejos,
con plenos sentidos,
contándoles nanas
de viejos escritos,
con hadas y magos
colgando en los hilos...

"...Se pasa la tarde
se pierde el instinto,
ya llegan las sombras,
no piden permiso..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/05/18

viernes, 4 de mayo de 2018

EN UNA MIRADA...



En una mirada te mando mis besos
y van sin palabras, tal vez con el viento,
quizás impulsados por múltiples sueños
que nacen de noche buscando lo eterno.

Las verdes campiñas, los campos extensos,
los bosques de robles, las hayas y acebos...
...Pero es que los ojos son algo muy bello
y sacan latidos que brotan muy dentro.

Nos dejan canciones de gnomos pequeños
de ciervos que corren rompiendo el silencio,
y todo es locura, pasión y embeleso,
los niños sonríen soñando con elfos.

¡Qué corta es la infancia, ¡qué largo el invierno!
(repican las voces de ancianos recuerdos),
y así día a día se cumplen los tiempos,
las horas, los meses, los años aquellos.

Atrás se han quedado los dulces momentos
de ver a las rosas, los ojos del ciego,
de amar sin palabras sintiendo el deseo,
de estar a tu lado, decirte "te quiero"...

...Y ahora la noche me cubre en su velo,
me atrapa y se ensaña, quizás con los miedos,
que afloran al alma queriendo tu encuentro,
tu risa sincera, tus manos y dedos...

"...Por una mirada daré lo que tengo,
la sangre, la vida, también el aliento,
yo solo te pido tus labios sinceros
y el beso sagrado que llevas muy dentro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/04/18

jueves, 3 de mayo de 2018

ES DE NOCHE...



Es de noche, y las estrellas
acompañan mi paseo,
mientras busco su trineo;
el que deja con sus huellas,
entre cantos y epopeyas
con la luna vigilante;
y esta escena, tan brillante,
sabe a música celeste
y a la brisa del nordeste,
aunque ocurra en un instante.

Es de día y ya procuro
conseguir que tú me leas
y, si puedes que, me veas
como un niño más maduro
y si, acaso, tan seguro
que te ofrece su bandera
de una forma muy sincera,
aunque sea en este escrito,
cual pequeño detallito 
de la nueva primavera.

Hay un hombre que regresa,
un marino con su infancia
y se nota en la fragancia
y en su cara de sorpresa
al notar, su vista, aviesa
esa ruta superada,
plenamente disfrutada
que ha quedado en el recuerdo
en babor o lado izquierdo
con su barca ya varada...

Rafael Sánchez Ortega ©
29/04/18