martes, 1 de agosto de 2017

MIRAS SIN VER...



Miras, sin ver, en la noche
de tu vida y de tu tiempo,
con esos ojos que buscan
sin saber que son de un ciego.

Inútilmente preguntan.
Tus ojos son dos luceros,
apagados, temblorosos,
que se duermen en silencio.

Buscan la luz y el latido
entre la brisa y el viento,
recibiendo las caricias
de los días que se fueron.

Buscan la mano que llegue
hasta tu mano y los dedos,
¡esos que dejan ternura
y un especial cosquilleo!

Miras, sin ver, en la noche,
a la luna y su reflejo,
que se estira por las aguas
con sutileza y esmero.

Porque tus ojos presienten
ese baile y su comienzo,
de la luna y las estrellas
por el lago de los sueños.

Pero la noche se pasa
y tus ojos se perdieron
entre brumas variopintas
y sirenas con mil velos.

Es la vida en su conjunto
de los que ven, sin saberlo,
despreciando la ceguera
del que vive y está cuerdo.

"...Miras, sin ver, en la noche
y aunque soy ciego, te veo,
y te digo que adelante,
para sentir nuestros besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/07/17

14 comentarios:

  1. Un poema pleno de ternura y sueños de amor.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verlo así, María Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tu que recitas verdades me has puesto triste ...recuerdo algo del Oculista ?
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca olvides la ceguera de Borges y su poesía, Marina. Es un belle ejemplo a seguir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A veces estamos ciegos, si
    y necesitamos una mano que nos guíe
    unos ojos que nos hablen
    un corazón que nos abrace


    va el mio Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece ese corazón "lazarillo que dices MaRía.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  4. La ceguera es un mal de todos.Qué versos hermosos poeta.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Cuánta ceguera propia y ajena satura el mundo.
    Ahora, que cuando vemos, v e m o s.

    Abrazo, Rafael, otro buen poema tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que sí Verónica. Vemos con el alma, que es lo importante.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Cuando los ojos no pueden o saben ver, siempre nos quedarán las manos...
    Besos.

    ResponderEliminar