jueves, 15 de junio de 2017

NO SÉ SI EN LAS BODEGAS...



No sé si en las bodegas del infierno
existen los claveles de la vida,
así como la guinda prometida
y todo el sambenito sempiterno.

Es fácil adentrarse en el invierno
dejando en el otoño, confundida,
al alma que perdona y que no olvida
y todo con un toque tan fraterno.

Vivimos aspirando a la ternura
en medio de recuerdos y nostalgia
que rayan, a su vez, en la locura.

Por eso nos acosa la neuralgia
en medio de un dolor que nos tortura
sumiendo al corazón en gran cardialgia.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/06/17

24 comentarios:

  1. ¿Qué cardialgia es esa, Rafa? ¿Te encuentras bien?
    Extraño y original poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que es cuando duele "agudamente" el corazón, Tecla. En cuanto a mí, sí, me encuentro bien, gracias inmensas querida amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Seguramente en los bodegones del invierno no haya lugar para los buenos poetas, sólo el cielo les abre sus puertas.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, María Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bueno, hay recuerdos que ademas de nostalgias nos provocan dolor y melancolía. Pero así, es el camino andado, con sus alegres y tristes recuerdos.

    Un placer visitarte.

    Saludos desde El Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, José Mauricio, lo has definido perfectamente.
      Gracias por tu visita y comentario. Un saludo desde España.

      Eliminar
  4. La ternura podría salvarnos de la indiferencia, maravillosos versos Rafael.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, María del Rosario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Mientras no sea angina de pecho todo está bien, a veces es simbolismo hablar de dolor en el corazón . Saludos Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En poesía, y en el aspecto romántico, es algo muy frecuente Edith, pero sí, tienes razón, evitemos esas "anginas de pecho" que citas.
      Un saludo y una sonrisa.

      Eliminar
  6. a veces pasa , esa punzada
    por suerte suele aliviarse con lo que la vida nos regala

    abrazos Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es el mejor antídoto para esas "punzadas" que citas, MaRía.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  7. Gracias Rafael por tu comentario ...pues si los sueños , sueños son... y como la poesía que a veces decimos tanto que nos pasamos y eso si que son sueños ...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nuestro cuerpo manifiesta su voz a través del dolor, un lenguaje que debemos escuchar y remediar con amor. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Pierdo mucho y gano poco siendo cuerdo, mejor es volverme loco... aspirando a la ternura.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Rafael, vivimos entre la cordura y la locura, siempre eligiendo lo mejor...Es cierto que los recuerdos nos impulsan hacia el futuro y cada día la vida nos regala esa ternura que necesitamos, si estamos atentos...
    Mi abrazo y mi cariño, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es así como vivimos, en este espacio de tiempo tan interesante, por eso hay que vivir intensamente y sentir todo lo que nos rodea a través de la poesía que deja la propia vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. "Vivimos aspirando la ternura " que bello !! precioso amigo una melodía tan tuya y tan especial como la de sonetos, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar