martes, 9 de mayo de 2017

SOSPECHO QUE TE VAS...


Sospecho que te vas y que no vuelves,
que marchas de mis brazos y me dejas,
siguiendo la corriente del deseo
y vuelas a otras tierras sin fronteras.

Es fácil que unos celos infundados
transmitan al papel mi pataleta,
y digan lo que surge en las entrañas
y aquello que me ronda en la cabeza.

Los celos son la fruta envenenada,
la argolla bien atada a la cadena,
la envidia que carcome corazones,
la nube que acompaña a la galerna.

Recelos de unas tardes de verano,
y noches de lujuria y borrachera,
llevados a su punto culminante
con besos, con abrazos y promesas.

Ahora, cuando vuelvo a esos momentos
el alma, nuevamente, se envenena,
admite que te quiere y no comparte
que marches a buscar lo que deseas.

Existe un componente de egoísmo,
que encarna sumisión y pertenencia,
y todo recubierto de crisoles
llevando esclavitud a muchas cejas.

Los celos son la fuente de conflictos
y en ellos se derrumban muchas fuerzas,
sucede que las almas se transforman
quitando de volar a quien quisiera.

No somos el juguete de otros labios,
tampoco corazones de novela,
ni el alma que recibe avergonzada
acosos que le nublen la cabeza...

"...Sospecho que te marchas para siempre
dejándome mil dudas sin respuesta,
los celos son la rosa envenenada
que cambian el amor por la tristeza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/05/17

18 comentarios:

  1. No te preocupes si se marcha, a rey muerto rey puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Tecla, así dice el refrán.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Rafael me alegra volver a leerte, durísimo, pero certero, y los celos se convierten en una tragedia que acaba a veces con todo, Un abrazo fuerte desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Estos versos preciosos dicen tanta verdad, los celos envenenan, esa fruta se pierde por demasiada madura, y no logramos dejar hacer la vida a quien ya no nos ama.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una gran sensatez en tus letras, María del Rosario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué bonito tu poema, cómo me ha gustado el fondo del tema, y qué cierto lo que dices, amigo Rafael, que nadie somos juguetes de otros labios, y lo peor de todo es cuando te quitan de volar en libertad por celos que destruyen y envenenan, qué pena que ocurran estas cosas, pero son muy frecuentes, más de lo que imaginamos.

    Besos en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia sucede con frecuencia, María.
      Besos en la noche.

      Eliminar
  5. Gracias por tu comentario en mi blog ....
    tus hermosos versos me recuerdan algo parecido que me pasó a mi y me arrebataron por celos...Si RAFAEL así fue
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer pasar por tu Blog Marina. Siento lo que me dices.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  6. Fatídica sospecha contada en bellos versos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, Sumisope.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Los celos o la angustia la fomentan, el estro que te lleva entre tus versos; y son los que remueven las locuras, devolviendo de nuevo a las cavernas. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Elisa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Los celos son, como bien poetizas, un veneno que mata la cordura, la belleza del sentir tornándolo en fuego capaz de arrasar lo bueno hasta hacerlo cenizas.
    Es mejor vadear ese negativo sentimiento y surcar los mares de la razón y el latido al unísono.
    Otro abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son los celos Marinel, como bien dices en tu comentario.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  9. Cuando el amor enferma de desconfianza los celos se afianzan y lo que era felicidad se transforma en dolor ....
    Bonito poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Edith EDI, así pienso. Gracias por tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar