lunes, 6 de febrero de 2017

RECUERDO AQUELLA TARDE...



Recuerdo aquella tarde
forjando fantasías,
los pasos por la acera
de forma sibilina.

Y en ellos se fijaba
el hombre que nacía,
lastrado de pasiones,
quizás por su pupila.

Entonces fue una suerte
sentir esa agonía,
por culpa de unas piernas
pasando de puntillas.

Eterna paradoja
buscar la poesía,
en medio de la plaza
y estampa tan bonita.

Recuerdo aquella tarde
y al niño que dormía,
cansado de los juegos
igual que de la tiza.

Volvía de la escuela
y vio a la señorita,
su linda profesora
para él una caricia.

Pisaba dulcemente
la alfombra tan mullida,
el prado silencioso
con bellas margaritas.

Zapatos espigados,
tacones de espadilla,
las piernas torneadas
preciosas y bonitas.

Recuerdo aquella tarde
y allí, nació la hombría,
los sueños caprichosos
y el verso sin cuartilla.

Pecó, quizás, el niño
saciando su osadía,
y entonces surge el hombre
que duda y que suspira.

Pisadas prodigiosas,
zapatos que caminan,
un niño se aturulla
por culpa de esta guisa.

El hombre, con el tiempo,
recuerda, con sonrisa,
la cara colorada
que guarda en la retina.

"...Recuerdo aquella tarde
y al alma, en su fatiga,
fue culpa de la infancia,
me digo con sordina..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/02/17

18 comentarios:

  1. Que hermoso poema. Como siempre. Hay que ser poeta para inspirarse así. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Jackie.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ES VIDA RECORDAR .BUENAS NOCHES Y UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marina.
      Un abrazo y buenas noches.

      Eliminar
  3. La poesía es una paradoja que está en la piel de cada estrofa ...
    Nuestra piel

    Mi abrazo

    ResponderEliminar
  4. Recuerdos que te envuelven.

    Un beso en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos nos pasa María.
      Un beso en la noche.

      Eliminar
  5. mmm un niño pícaro jajajaj miralo a él jajaja lleno de picardía y dulzura a la vez , dulces recuerdos, preciosa un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La picaresca y la inocencia de una edad Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Ese niño sigue presente, aleteando recuerdos, que son garantía de vuelo y de vida, Rafael...Muy bello ese sentimiento.
    Mi abrazo y feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario María Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Esos recuerdos siempre perduran…
    -El hombre, con el tiempo, recuerda y vive aquella imagen grabada en su retina…

    Un cálido abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices Sneyder.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  8. Bienvenida siempre la parte infantil, osada e indiferente a norma alguna, si con ella se aviene la vida a crear bellos recuerdos.
    :)
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  9. Con que detalle describes esos saltos en etapas y experiencias, y claro, todo un salto éste!!!
    Genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten estos versos Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar