jueves, 25 de mayo de 2017

QUISIERA...



Quisiera caminar por los senderos
llevando de la mano a las estrellas,
y luego conseguir que las centellas,
vibraran por la calle en los letreros.

Quisiera los motivos verdaderos
que hicieron que marcharas con tus huellas
a un mundo, sin razón, y de querellas,
basado en la razón de bandoleros.

Quisiera ser un niño, en un instante,
el simple portador de la alegría
y el hombre capitán y navegante.

Quisiera ser en ti la poesía,
el verso que palpite cual diamante,
y un beso que te llene de alegría.

Rafael Sánchez Ortega ©
20/05/17

miércoles, 24 de mayo de 2017

COMO SÉ...



Como sé que tú sabes
lo que pienso, en silencio,
es por eso que callo
y me voy con el viento.

Yo te invito a seguirme,
a volar sin complejos,
a remar en las ondas
que nos lleven al cielo.

Surcaremos praderas,
continentes enteros,
para estar con la luna
y dormir en su pecho.

Porque sé que me quieres
yo te quiero y venero,
y te abrazo con fuerza
con profundo respeto.

Es por eso que miro
tus pupilas, despierto,
y recogo el susurro
de esos labios hambrientos.

Unos labios de plata
con profundos deseos,
y que quieren y ansían
de los míos un beso.

Y es por eso que sabes
lo que quiero y anhelo,
que nos damos la mano
y juntamos los dedos.

Así surgen caricias
y mil roces diversos,
recorriendo mejillas
y diversos senderos.

Se estremecen las almas,
mientras tiemblan los cuerpos,
y nosotros buscamos
el Amor en los sueños.

"...Como sé que tú sabes
que mi amor es sincero,
es por eso que el tuyo
en mi pecho lo tengo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/05/17

martes, 23 de mayo de 2017

ESCUCHABA A LA LLUVIA...


Escuchaba a la lluvia
y, a la vez, recordaba,
esos días lejanos
y también de la infancia.

Aunque a otros, el tiempo,
con candor acercaba,
entre el fuego y lujuria
de dos cuerpos en llamas.

¡Qué mensaje decía
esta lluvia que baja,
desnudando los pechos
y también a las almas!

Porque habla muy quedo
en susurros de plata,
y otras veces su idioma
es así, sin palabras.

Cada frase inherente
es la gota que cala,
que reslaba y suaviza
por la piel añorada.

Es la voz misteriosa
que te moja la cara,
que revuelve tu pelo
y recorre la espalda.

Un temblor infinito
se desliza en las nalgas,
y desbordan los coros
de la orquesta del agua.

¿Quién pudiera ser lluvia
y cambiar la distancia,
transformando recuerdos
con un halo de magia...?

"...Escuchaba a la lluvia
y, sin duda, pensaba,
en las tardes de estío
y en tu boca cercana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/17

lunes, 22 de mayo de 2017

ME ASOMO A LA VENTANA...



Me asomo a la ventana
y busco entre la lluvia,
la gota que, nerviosa,
equivocó su ruta.

Las miro y las remiro
sin encontrar alguna,
que sepa disiparme
la niebla con las dudas.

Quizás porque estas gotas
son restos de la bruma,
de nubes que rozaron
esas pupilas tuyas.

Hay gotas de rocío
mandadas por la luna,
hay gotas legañosas
perdidas por las brujas.

Se buscan mil leyendas
de amor y de fortuna,
soñar es siempre hermoso
en tardes sin cordura.

Las gotas transparentes
gotean y se escuchan,
rompiendo con anillos
las charcas diminutas.

Hay gotas, simplemente,
que van a la laguna,
y hay otras que se escurren
y mojan la basura.

Quizás por eso mismo
la lluvia es oportuna,
y sales sin paraguas
buscando su frescura.

Las gotas no reparan
en sueños ni en preguntas,
y mojan a los cuerpos
saciando su lujuria.

"...Me asomo a la ventana
y veo vagabundas,
las gotas de los cielos
que aumentan tu hermosura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/05/17

MIRABAS EL CUADERNO...



Mirabas el cuaderno
con ojos sorprendidos,
decían tantas cosas
las letras y los signos.

Hablaban de personas
de calles y de sitios,
de tiempos ya pasados
y otoños amarillos.

Al fondo se escuchaba
la radio y el vinilo,
cual breve contrapunto
de adagio vespertino.

Las frases del diario
temblaban como cirios,
quizás porque en tus ojos
había ya rocío.

Cuartillas incompletas
poemas detenidos,
robados al silencio
con cientos de suspiros.

Estabas tan hermosa,
allí, junto a tu libro,
que guardo aquella imagen
aquí, con gran cariño.

Las llaves del diario,
tu mano y el bolígrafo,
los ojos soñadores
huyendo de testigos.

No sé como lograste
hacer eso conmigo,
mis labios te mandaron
un beso con sigilo.

"...Mirabas el cuaderno
y yo miré contigo,
buscando en el diario
aquellos versos míos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/05/17

sábado, 20 de mayo de 2017

ME GUSTAN TUS CARICIAS...



Me gustan tus caricias,
el roce de tus manos,
la luz de tu mirada
y el beso de tus labios.

Por eso tú me gustas
y estoy enamorado,
quizás sin tú saberlo
por culpa de tu gato.

Le tengo gran cariño
y no puedo negarlo,
quizás me corresponde
por medio de su rabo.

Me gusta estar contigo,
sin prisas, paseando,
buscar en los jardines
la sombra de algún banco.

Y luego allí, tranquilos,
juntar nuestros abrazos,
los dedos impaciente
y el soplo equivocado.

Se trata del nordeste,
la brisa del verano,
que en ella he confundido
al beso tan ansiado.

Me gusta regalarte
aquello que has soñado,
un viaje a las estrellas
teniendo el mundo abajo.

Sujeto de alfileres,
dormidos los humanos,
ancladas las pasiones
posando en el regazo.

Quizás así resurjan
violetas y geranios,
llevadas a la hoguera
por ser malos regalos.

"...Me gustan tantas cosas,
que veo y que me callo,
so pena de decirte
lo mucho que te amo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/05/17

viernes, 19 de mayo de 2017

NO CREAS QUE ESCRIBIR...



No creas que escribir es tan penoso
y menos si se trata de sonetos,
es cierto que se quedan incompletos
los versos de un poema primoroso.

Empiezas letra a letra, muy nervioso,
rompiendo la quietud de los secretos,
quizás para romper los parapetos
que lleguen al lector en su reposo.

Mas debes de escribir, aunque no quieras,
se escribe con candor en la locura,
se doma la pasión con la alegría.

Es fácil recitar la poesía,
el arte de narrar es la sutura
que dicta el corazón en sus carreras.

Rafael Sánchez Ortega ©
14/05/17

jueves, 18 de mayo de 2017

EL ÚLTIMO VERANO...



El último verano
fue el punto de partida,
quizás porque la infancia
quedaba en otra vía.

Las dulces damiselas
cortando margaritas,
con dedos primorosos
que iban y venían.

Los rudos pescadores
pasando por la orilla,
llevando su trainera
bogando en la bahía.

Los sueños estivales
rozando las mejillas,
igual que las promesas
contando el día a día.

El último verano
sopló fuerte la brisa,
quizás para dejarle
suspiros sin heridas.

También las madreselvas
lucieron las campiñas,
igual que por los cielos
volaron golondrinas.

Tenía mucho encanto
la imagen retenida,
guardada en los altares
que había en la capilla.

Retazos en las sombras
con breves letanías,
volvían al recuerdo
con besos y caricias.

"...El último verano
sintió que sus pupilas
brillaban cuando el viento
rozaba sus mejillas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/17

miércoles, 17 de mayo de 2017

ES POSIBLE...


Es posible que esperes al verano
para ver en la noche a las estrellas,
y también encontrar unas botellas
con mensajes escritos por mi mano.

Es posible que busques de antemano
la ilusión y el arcón con prosopeyas,
aunque puede te alcancen epopeyas
al sentir a las teclas de un piano.

Es posible, mi amor, y no lo niegues,
que murmures y jures en la espera,
y que luego, nervioso, te sosiegues.

Es posible, que al fin, en tu ceguera,
con pasión y lujuria te me entregues
y tu cuerpo, en el mío, se durmiera.

Rafael Sánchez Ortega ©
12/05/17

martes, 16 de mayo de 2017

POR LA EXPLANADA...


Por la explanada del camposanto
pasó corriendo tu corazón,
iba deprisa, quizás latiendo
y galopando de viento a sol.

¿Dónde vas niña, no corras tanto,
no ves que asustas a tanta flor?
párate un poco, detén la brida,
la manecilla de tu reloj.

Para que pienses, para que sientas,
el contenido de una canción,
esa que suena y a ti te llama
desde otros labios con gran candor.

Pero si quieres, y tienes fuerzas,
lleva tus pasos al malecón,
para que vean tus lindos ojos
el mar celeste con su rubor.

Por los senderos de lodo y tierra
bajan las aguas hasta Merón,
allí se estiran en filigranas,
bellos dibujos del Creador.

Porque la lluvia nutre a la tierra
con su bebida del sofocón,
dejando el agua para los hombres
que sustituyen por el alcohol.

Por eso digo no corras tanto,
mi Cenicienta de linda voz,
porque eres linda, porque eres tierna,
y así querría tenerte yo.

Para enseñarte sin prisa alguna
la bella imagen del malecón,
y al fondo inmenso verás el puerto
la barra y olas con su rumor.

"...Por los renglones de esta cuartilla
salen mis versos de dos en dos,
para que lleguen y a ti te alcancen
con mis caricias y con mi amor..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/05/17

lunes, 15 de mayo de 2017

ME DISTE UNA ESPERANZA...


Me diste una esperanza
en forma de promesa,
quizás fue solo un sueño
o el brillo de un cometa.

Prefiero retenerlo
como una lentejuela,
un broche de diamantes
con lirios y violetas.

Ya sé que es poca cosa
mirar sobre las cerca,
las tapias son muy altas
y tienen mucha hiedra.

Impiden ver las rosas
que mandan los poetas
con besos y caricias
a tiernas damiselas.

Me diste una esperanza
y quise que así fuera,
los dos, al fin, unidos
labrando nuestra tierra.

Repican cascabeles
y suena la tormenta
la lluvia está lejana
y tiemblo por la siembra.

Trazamos un destino
de amor y de presencia,
queremos ir más lejos
cruzando las fronteras.

Pero antes es preciso
sentir tanta belleza
del árbol de la vida
cargado de inocencia.

"...Me diste una esperanza
y amarte así, quisiera,
cual pétalo temblando
y rosa de un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/05/17

domingo, 14 de mayo de 2017

HOY HE VISTO A LA LUNA...


Hoy he visto a la luna
asomada en el cielo,
era linda y preciosa
y enviaba destellos.

Eran tiernos saludos
y también muchos besos,
que llegaban al niño
que miraba en silencio.

Ese niño y el hombre,
(dualidad del momento),
contemplaba extasiado
el retrato tan bello.

Y también admiraba
en el agua el reflejo,
de la luna divina
que estiraba sus flecos.

Una rosa amarilla
contemplaba de lejos,
a la luna de plata
sin temor y sin miedo.

¿Quién pudiera acercarse
y posarse en su pecho?,
se decía la rosa
en la noche de invierno.

Y la brisa marina,
al amparo del viento,
escuchando a la rosa
ofrecióse a su ruego.

Yo te llevo a la luna
y a su lado te dejo,
así puedes posarte
con candor en sus senos.

"...Hoy he visto a la luna
con la rosa en los dedos,
y soñé con el niño
y aquel hombre en sus versos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/05/17

sábado, 13 de mayo de 2017

VIEJO BANCO...


Viejo banco de aquel parque
que te mojas con la lluvia,
¿dónde guardas los secretos
murmurados por la luna?

¿Dónde están esos amantes,
que ocultados por la bruma,
se juntaban a tu lado
con palabras y lujuria?

Es muy fácil que el invierno
nos los tape con su túnica
y que estén como retales
en un mundo de ultratumba.

Pero queda su recuerdo
con un tinte de ternura,
paseando por las calles
y también junto a las dunas.

En la playa y en la plaza,
en la iglesia taciturna,
y hasta arriba, en el castillo,
con su almena tan moruna.

Porque al banco silencioso
hoy le mando las preguntas,
y no tiene las respuetas
que en el alma me torturan.

Muchos años han pasado
y las dudas se acumulan,
como costras en el banco
que desgastan su pintura.

Sin embargo, entre las nubes
hay algunas muy profundas
que derraman sobre el parque
esa lluvia tan menuda.

"...Viejo banco, encanecido,
con tus tablas sordomudas,
no respondas, si no quieres,
pero dame tu ternura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/05/17

viernes, 12 de mayo de 2017

PARA QUE TENGAS MIL ILUSIONES...


Para que tengas mil ilusiones,
para que asumas tus compromisos,
voy a buscarte pasito a paso,
en esta tarde libre de frío.

Porque el nordeste ya está calmado
y hasta la brisa manda un respiro,
y es que de pronto la primavera
llega con fuerza y con cielos limpios.

Hoy las muñecas, que son de trapo,
tiernas se mueven, como los cirios,
y hasta las nubes forman figuras
que incitan sueños con muchos guiños.

Hay margaritas por las campiñas
y hay girasoles con sus vestidos,
unas de blanco, bien reluciente,
y ellos luciendo traje amarillo.

Pero no importa si el día es bueno,
si el sol reluce y si canta el río,
es primavera, tú bien lo sabes,
por eso cantan los pajarillos.

Unas violetas muestran su encanto
junto a las rosas y algunos lirios,
y en unas charcas, que están cercanas,
cantan las ranas con mucho brío.

Por eso quiero que te ilusiones
y que en tus ojos luzca otro brillo,
el que nos deja esta primavera
de un día nuevo del mayo amigo.

Serás, si quieres, el hada blanca,
o la sirena del cuentecito,
todo en los libros tiene cabida
y en este sueño somos amigos.

"...Para que vivas siempre contenta,
en realidades y no en delirios,
tendrás el viaje que tanto sueñas,
y si tú quieres iré contigo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/05/17

jueves, 11 de mayo de 2017

BUSCARÉ EN MIS PAPELES...


Buscaré en mis papeles
esa vieja cuartilla,
donde fueron mis versos
a plasmar tu sonrisa.

Es posible que encuentre
una rosa marchita
que me diste una tarde
de nordeste y de brisa.

Y también es factible
que mis ojos sonrían
al volcarse en tu foto
con mirada ladina.

Pero quiero encontrar
todo aquello que un día,
fue motivos de besos
y de tiernas caricias.

Me estremezco, al pensarlo,
y quizás tus pupilas,
se estremezcan de nuevo
en cruel agonía.

Un momento sublime,
unas horas tranquilas,
y de aquello el recuerdo
en dos almas cautivas.

Es por eso que busco
esa letra precisa,
donde fueron mis versos
con mi sangre en su tinta.

Porque quiero que sepas
que mi pecho latía,
comenzando un poema
que era toda mi vida.

"...Buscaré en mis papeles,
con paciencia infinita,
los recuerdos que busco
aunque sean ceniza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/05/17

miércoles, 10 de mayo de 2017

SI SUPIERAS...



Si supieras que sigo tras tus pasos,
que camino despacio y en silencio,
que eres tú quien propicia mis retrasos
y la rosa que tanto reverencio...

Si supieras que hay albas con ocasos
en que intento narrar lo que presencio
y llevarte mis triunfos y fracasos
para ver si con ellos te influencio...

...Pero sé que en el alma está la herida
y también la mentira tan sangrante
con que tú despachaste aquel instante.

No te culpo, son reglas de la vida,
yo sé bien que he perdido la partida,
pero siempre serás mi amor errante.

Rafael Sánchez Ortega ©
05/05/17

martes, 9 de mayo de 2017

SOSPECHO QUE TE VAS...


Sospecho que te vas y que no vuelves,
que marchas de mis brazos y me dejas,
siguiendo la corriente del deseo
y vuelas a otras tierras sin fronteras.

Es fácil que unos celos infundados
transmitan al papel mi pataleta,
y digan lo que surge en las entrañas
y aquello que me ronda en la cabeza.

Los celos son la fruta envenenada,
la argolla bien atada a la cadena,
la envidia que carcome corazones,
la nube que acompaña a la galerna.

Recelos de unas tardes de verano,
y noches de lujuria y borrachera,
llevados a su punto culminante
con besos, con abrazos y promesas.

Ahora, cuando vuelvo a esos momentos
el alma, nuevamente, se envenena,
admite que te quiere y no comparte
que marches a buscar lo que deseas.

Existe un componente de egoísmo,
que encarna sumisión y pertenencia,
y todo recubierto de crisoles
llevando esclavitud a muchas cejas.

Los celos son la fuente de conflictos
y en ellos se derrumban muchas fuerzas,
sucede que las almas se transforman
quitando de volar a quien quisiera.

No somos el juguete de otros labios,
tampoco corazones de novela,
ni el alma que recibe avergonzada
acosos que le nublen la cabeza...

"...Sospecho que te marchas para siempre
dejándome mil dudas sin respuesta,
los celos son la rosa envenenada
que cambian el amor por la tristeza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/05/17

lunes, 8 de mayo de 2017

TE VI EN UNA TARDE...


Te vi en una tarde,
cansada y tranquila,
tumbada en la arena
trenzando una risa.

Se nota el cansancio,
los años encima,
también las faenas
de días y días.

Ya cantan las olas,
renace la brisa,
los remos redundan
la boga sencilla.

Hay manos morenas,
un tanto curtidas,
que empuñan los remos
y bogan y cían.

Recuerdo, de entonces,
tu amura y tu quilla,
también la figura
airosa y muy fina.

Tenías un algo,
-no sé qué decían-,
que si eras coqueta
y un tanto bonita.

Yo ahora te veo
maltrecha y vencida,
posando en el fango
las viejas astillas.

Maderas de roble
las tablas altivas,
hoy guardan tus sueños
las hadas dormidas.

"...Te vi en una tarde
mi vieja barquilla,
sin remos, sin velas,
del hombre escondida..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/05/17

domingo, 7 de mayo de 2017

A VECES MANDAMOS BESOS...


A veces mandamos besos
y cariño a las estrellas,
y hasta pedimos la luna
cuando pasa algún cometa.

Es algo que tiene un nombre
y se llama la inocencia,
porque los niños sonríen
y se divierten y juegan.

Ellos están en su mundo,
juvenil y sin novelas,
para tomar la alegría
de cada día en la tierra.

También los hombres mayores
buscan aromas y esencias,
para embriagar los sentidos
y así romper mil cadenas.

Unas que son irreales
con altibajos y huellas
que van dejando recuerdos
y telarañas eternas.

Otras que surgen del pecho,
de situaciones extremas,
donde las fuerzas se agotan
y hasta las almas flaquean.

Surgen preguntas malditas
con los silencios a cuestas,
y así se pasan los días
y así las dudas penetran.

Son como agudos puñales,
que a nuestras almas inquietas,
rozan, traspasan y alcanzan
con su aguijón y su flecha.

"...A veces versos guardamos
y en otras guardamos penas,
aunque preguntas y sueños
no tengan fieles respuestas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/05/17

sábado, 6 de mayo de 2017

TODO EMPIEZA CUANDO NACES...


Todo empieza cuando naces
y apareces en la vida,
es entonces que comienzas
a restar en la cuartilla.

Porque el tiempo paso a paso
nos acerca día a día
a esa meta que es lejana
en que el viaje se termina.

Mientras tanto retozamos
e ignoramos la valía,
del momento transcurrido
y el presente con su cita.

Van pasando los andenes
con los trenes y las vías,
y nosotros nos quedamos
confortando las heridas.

Las curamos con esmero
con alcohol y con tiritas,
sin saber si en otras rosas
no tendremos más espinas.

Canta el pájaro en el árbol
la canción tan preferida
y la escucha el caminante
y hasta el lirio que se inclina.

Por la senda que hay debajo
marcha el hombre y su mochila,
cabizbajo y pensativo
y en los labios la sonrisa.

Reconoce que el presente
es la marcha prometida,
aunque él no la eligiera
por pregunta imperativa.

"...Todo empieza cuando naces
y también cuando terminas,
una etapa, nueva, entonces
y otra acaba y finaliza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/05/17

viernes, 5 de mayo de 2017

PORQUE LA LLUVIA...


Porque la lluvia llega de repente
y viene sin claveles y con frío,
tendría que buscar esa cabaña
con el refugio y fuego tan amigo.

Pasemos de este símil a la vida,
veamos girasoles encendidos
en medio de tormentas y galernas
mordiendo los trigales amarillos.

Huyemos del avance pavoroso
al último rincón del paraíso,
y luego contengamos el aliento
tratando de pasar inadvertidos.

No sé si nuestros cuerpos juveniles
verán, en la quietud, a los mendigos,
y puede que en su avance, tembloroso,
no dejen la limosna en el platillo.

Es fácil que confundan a las olas
con notas escapadas de un vinilo,
igual que a las gaviotas de la playa
el cambio se produzca por pingüinos.

En este manantial, inagotable,
que baja desde el cielo como un río,
se funden y desbocan las pasiones
dejadas por los dioses del Olimpo.

Perpétuas francachelas siderales,
lecciones de juglares escondidos,
con miles de entelequias de los sabios
y versos de poetas no nacidos.

Se atascan, sin parar, alcantarillas,
los ramos con las rosas y los lirios
nos muestran la tristeza con su llanto
y luego se desnudan los vestidos.

"...Porque la lluvia llega, de repente,
escribo, sin saber, bien lo que escribo,
y entonces esos pétalos sagrados
me besan y señalan el camino..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/05/17

jueves, 4 de mayo de 2017

CON EL ALMA DORMIDA...



I

Con el alma dormida
y los ojos temblando,
va pasando la vida
y los días rezando.

Puede ser que esté herida
y la tierra llamando,
al que vive y olvida
que va el tiempo pasando.

Que la vida se acorta,
se reduce el espacio
que se resta y recorta
en un breve prefacio.

Porque siempre en la vida
hay guadañas segando,
y una mano que aborta
tantos sueños, despacio.

II

Pero un día cualquiera,
se entreabren pestillos
y otra vez la carrera
muestra todos sus brillos.

En alguna escalera
ya se escuchan martillos,
y en celosas ventanas
se descorren visillos.

Es la vida que abriera
otra vez sus nudillos
y de nuevo ofreciera
sus mejores pasillos.

Para estar a su vera
con los dulces chiquillos,
evitando se apaguen
sus hermosos castillos.

III

"...Con el alma latiendo
voy a ti, con mi mano,
y en mis dedos sintiendo
a tu pecho cercano..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/04/17

miércoles, 3 de mayo de 2017

VOY A VER SI TUS OJOS...


Voy a ver si tus ojos
tienen tinte gitano,
y también, si tus pies,
calzan hoy los zapatos.

Porque vas a la fuente
con la jarra en el brazo,
pretendiendo que el agua
bien alivie unos labios.

Aunque puede que tengas
un jazmín esperando,
con la rosa furtiva
y a la luna de blanco.

Lo citado se esconde
en tus ojos tan claros,
transparentes pupilas
de ese libro encantado.

Nuevo libro, sin duda,
pentagrama del árbol,
carrusel de emociones
donde anidan los bardos.

Porque siguen tu estela
los grumetes sin cargo,
y también timoneles
escapados de un canto.

Corre el agua en la fuente,
se desliza en el caño,
y después con una lengua
toma bien un buen trago.

Sesaciones diversas
de los ojos citados,
y también de la fuente
con su magia y encanto.

"...Voy a ver a tus ojos
y también si te alcanzo,
porque quiero decirte
todo aquello que guardo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/04/17

martes, 2 de mayo de 2017

EN ESTE VIAJE CORTO...


En este viaje corto, que es la vida,
nacemos, dulcemente y nos dormimos,
por eso, tras la siesta interrumpida,
de un manto de laurel nos revestimos.

Sabemos que está cerca la partida,
vivimos sin saber por qué vivimos,
la duda se acrecienta, mal nacida,
y lleva al corazón lo que sentimos.

Maldito este vivir tan angustiado,
que ve la libertad tan cercenada
por culpa de un temor desesperado.

Bendita la palabra tan sagrada
que lleva al corazón, muy marchitado,
en busca del Amor, la paz ansiada.

Rafael Sánchez Ortega ©
28/04/17

lunes, 1 de mayo de 2017

QUIERO...


Quiero escuchar el eco de las almas,
el susurrar sencillo de los pájaros,
y adivinar la prosa inacabada
de la oración que sube por el árbol.

Quiero secar el frío en las pupilas,
autorizar el roce de las manos,
y permitir que nazcan las sonrisas
en corazones pobres, desolados.

Quiero llevar la rosa a los fusiles,
considerar la sombra y el descanso,
y hasta alcanzar la brisa de los chistes,
del corazón que sufre el enamorado.

Quiero mirar, de día, a las estrellas,
y hasta buscar la luna por el lago,
quiero tomar el hilo del cometa
y pronunciar tu nombre con mis labios.

Quiero gritar cordura a los cipreses,
también robar la paz del camposanto,
y conseguir dormir entre tus redes
tras atrapar los besos del regalo.

Quiero probar las mieles del deseo,
justificar incendios del pasado,
y recorrer, temblando, los senderos,
sin desazón, que lleve al desengaño.

Quiero embriagar al mundo de locura,
reconocer mentiras y pecados,
y procurar ceder a las lujurias
en el rincón, oculto, de tu cuarto.

Quiero medir el tiempo en las ciudades,
atolondrar nogales y naranjos,
y hasta barrer el humo de las calles
con las escobas, grises, del asfalto.

"...Quiero saber si escribes algún libro,
analizar capítulos extraños,
para encontrar la estela del suspiro
y el corazón tan tierno y añorado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/04/17

domingo, 30 de abril de 2017

QUIERO DORMIR...


Quiero dormir feliz con tus palabras
y despertar al mundo de los vivos
para avanzar, de nuevo, día a día
dejando atrás recuerdos amarillos.

Porque dormir, soñar... es algo hermoso
el néctar y la esencia de los niños,
el verso desgajado de un poema,
la nota que se escapa del vinilo.

Volvamos a la infancia de hace poco,
parece que fue ayer y es ahora mismo,
tengamos la paciencia del maestro,
plantado ante su altar y el crucifijo.

Vivamos ese sueño tan desnudo
sabiendo donde están nuestros amigos,
aquellos que lloraron con nosotros
los mismos que con ellos nos reímos.

Quiero dormir sin letras ni palabras
que confundan y aturdan los sentidos,
así tendré un sueño muy apacible
y escucharé las ranas en el río.

Un verso vino a mi, de tus pupilas,
mas fue un temblor en forma de suspiro,
con él pude escribir aquel poema
y regalarte, luego, el contenido.

Quería que sintieras la presencia,
el dulce y el feroz escalofrío,
del verso y las palabras pronunciadas
para que a ti llegaran mis latidos.

Pero también buscaba, con mis ojos,
el cambio de los tuyos y su brillo,
quería ver en ellos la sonrisa
surgiendo de una gota de rocío...

"...Quiero dormir, ahora, para siempre,
en este lecho de algodón y lino,
aquí donde las almas se concentran
para escribir el verso de mi libro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/04/17

sábado, 29 de abril de 2017

ERA UN LIBRO PERDIDO...


Era un libro perdido y olvidado,
una pieza olvidada en un museo,
eran letras de un viaje comenzado
renovando las lavas del deseo.

Pero el viaje no estaba consumado
y extendía, en la noche, su paseo,
intentando tenerlo terminado
y acabar, de esa forma, su escarceo.

Hoy el libro perdido está presente
y palpita en el día y la mañana,
aportando alegría al inocente.

Porque deja la lava tan cercana,
en la letra que surge intermitente,
que al final su pasión es nota humana.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/04/17

viernes, 28 de abril de 2017

TUS OJOS INOCENTES...



A INÉS...

Tus ojos inocentes me miraron,
traían un color de caramelo,
y entonces comenzaron tus palabras
a decirme, sin pausa, todo aquello.

Decías que tenías a otros niños,
amigos, con quien ibas al colegio,
también me comentaste que jugabas
en patios, en jardines y recreos.

Me hablaste de las flores que cogían
tus dedos, pequeñitos, sin recelo,
cuidando de juntar muchos colores,
en ramo variopinto como un sello.

Me gusta el amarillo, me dijiste,
también tener un grillo era un deseo,
y luego me contaste de la jaula
comprada y esperando al prisionero.

Tus ojos inocentes, tan nerviosos,
buscaban tras las nubes a los cielos,
en ellas, susurrabas, se encontraban,
figuras y animales muy diversos.

Decías que creías ver caballos,
incluso algunos ponis con los ciervos,
decías que allá arriba había vacas,
también algunos toros y terneros.

Bajábamos del pueblo con cuidado
para ir pasito a paso al otro pueblo,
un mundo de ilusión y fantasía
y tú, mi princesita, eras el centro.

Sentía un cosquilleo por el alma,
tu voz y tu sonrisa eran mis sueños,
¡qué cuadro tan hermoso el de esa tarde
dejaste para siempre en mi recuerdo!

"...Tus ojos inocentes e infantiles
tenían el acorde de los versos,
¡por eso qué poema tan sublime
mandaste con tus labios al abuelo!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/04/17

jueves, 27 de abril de 2017

ES TU VUELO...


Es tu vuelo una belleza
que te envidio, mariposa,
subes, bajas, por el aire,
en un baile sin derrota.

Son tus alas cantarinas
las que buscan una rosa,
y la siguen y persiguen
por los campos y las sombras.

Si te veo me sorprendo,
y en mi cara se me nota,
ya que llenas de alegría,
a mis labios y a mi boca.

Eres dulce y eres bella
y así cambias lo que rozas,
porque llevas la ternura
en tus alas milagrosas.

Hoy te digo que te sigo,
que te veo entre las olas,
que me alegra ver tu vuelo,
sorprendente, a cualquier hora.

Torrentera de emociones,
tu figura me desborda,
y te hablo, sin pensarlo,
y hasta espero me respondas.

Son mil sueños infantiles
que tus alas bien recobran,
y me llevan a esos días
de un pasado que retorna.

En él bailas y te elevas
con la lluvia y con sus gotas,
en un cielo sin fronteras
y en las plazas con palomas.

"...Es tu vuelo fantasía,
mariposa primorosa,
y así sacias a otros labios
con el néctar de tu copa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/04/17

miércoles, 26 de abril de 2017

LA VIDA...


La vida es una eterna paradoja,
el tiempo retenido de un instante,
el llanto, la sonrisa, la congoja,
que carga en su mochila el caminante.

La vida es el otoño de la hoja
que cambia de color y de semblante;
se muestra tan sutil y se sonroja
tratando de alegrar al vacilante.

La vida es el latido de la tierra,
el verso apasionado que en la boca
proclama de la sangre la inocencia.

La vida es la alegría que se aferra
al tierno corazón que se desboca
por culpa del amor y de su esencia.

Rafael Sánchez Ortega ©
22/04/17

martes, 25 de abril de 2017

CAMINABA...


Caminaba con su porte distinguido
bajo el manto complaciente de la luna,
no sabía si sus pasos le llevaban
a una vida más sencilla que la suya.

Caminaba con el rostro alborotado
y en las piernas ya sentía la tortura,
muchos días de camino recorrido
y en el alma la esperanza muy desnuda.

Caminaba por senderos y cañadas
como un hombre soñador y sin cordura,
no temía los ataques de los lobos
ni del zorro adulador en su lujuria.

Caminaba con el niño de la infancia
reclamando sus juguetes y locura,
a ese dios que le veía tan distante
en las nubes de algodón sobre la bruma.

Caminaba por riberas y marjales
con el sol y las estrellas como brújula,
no quería indicadores de caminos
ni los mapas de las gentes tan sesudas.

Caminaba en el silencio de la noche
entre campos de algodón y sepulturas,
porque en ellos las azadas trabajaron
y llevaron su clamor hasta las tumbas.

Caminaba y escuchaba las cigarras
y soñaba con volver pronto a su cuna,
retornando con sus pasos tras las huellas
al amor y a la inocencia que le apura.

Caminaba con el tiempo detenido
deseando que existiera la fortuna,
ese soplo inesperado que la vida
a los hombres les excluye de amargura.

"...Caminaba con sus versos y poemas
por la vida tan austera y tan oscura,
era un hombre con un niño caminando,
un poeta, simplemente, con su pluma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/04/17

lunes, 24 de abril de 2017

DE NUEVO ME DECÍAS...



De nuevo me decías que el frío te calaba
y penetraba hasta tus huesos,
que te sentías vacía y rota
con el alma tirada por los suelos
como un espejo destrozado
y mostrando a todos tu miseria.

Yo te escuchaba en silencio
mientras te miraba y tomaba
tus manos para llevarlas un poco de calor,
un latido de mis dedos a tus dedos,
y un rayo de esperanza que hiciera
huir ese frío de tu alma y recomponer
el espejo de tu vida.

Porque la batalla no estaba perdida
y esta derrota que sentías era simplemente
una reflexión ante lo absurdo
de todo lo que te rodeaba.

Por eso te animé y empezaron mis labios a decirte
que no dejaras que el miedo cerrara tus ojos
y que lucharas, 
que volvieras a esa lucha diaria
por la vida,
que tomaras la mano de aquellos que te quieren
y soñaras,
volaras alto y te dejaras llevar por el viento
y por los sueños
igual que los cometas, en la playa,
de mano de los niños.

Porque, en realidad, había una niña en ti,
como hay un niño en todos nosotros,
que quiere seguir soñando y buscando
ese resquicio de luz, ese reflejo de paz,
y ese mundo de amor que, como una utopía,
se resistía a llegar hasta tu lado.

...Tú me miraste incrédula, como esa persona
que se despierta tras un largo sueño.
Sentías mi mano tomando la tuya,
mis dedos acariciándote
y unos labios hablándote
y diciéndote que sí, que adelante,
que podías hacerlo,
que en la vida estaba todo eso que buscabas
con tanto afán desde niña;
y es que el amor, incubado desde la infancia,
precisaba ahora la respuesta
de otro sentimiento, que viniera hasta tu lado,
y te dijera "sin palabras", todo aquello
que ansiabas y precisabas.

"...La vida es hermosa, te dije,
a pesar del frío, y quizás éste,
y los temblores y estremecimientos
que deja en el cuerpo,
son el mejor medio para buscar
el amor a través del candor y las caricias
del ser amado,
que pueden estar muy cerca,
tanto que muchas veces no somos capaces
de sentir la mano que toma la nuestra,
el dedo que nos acaricia
y el labio que nos besa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/04/17

domingo, 23 de abril de 2017

BUSCABAS...


Buscabas un perdido pentagrama
en el jardín doliente de la vida,
querías esa música que inflama
y deja a la pupila humedecida.

Buscabas la palabra que proclama
la frase tan ansiada y tan querida,
aquella que no siendo un telegrama
te dicta el fiel laltido de la vida.

Buscabas el sentido irreverente,
el beso y el candor desenfrenado,
de un tierno corazón que ya impaciente
quisiera, como tú, saberse amado.

"...Pero era una ilusión lo que soñabas:
buscabas y, a la vez, también llorabas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/04/17

sábado, 22 de abril de 2017

SE DURMIERON...


Se durmieron tus besos
con la helada y rocío,
y también la alborada
se tiñó de amarillo.

Ahora yo los reclamo
con pasión y sigilo,
y te mando mis besos
recogiendo un suspiro.

Es bonito mirarte,
compartir tu cariño,
para luego, muy juntos,
caminar hacia el río.

Buscaremos las aguas
con su avance tranquilo,
y también los remansos
con algún remolino.

Se durmieron los elfos
y la magia no quiso
continuar con las hadas
por el bosque infinito.

Eran todo leyendas,
vaguedades de niños,
retahila de ancianos
que tomaron de libros.

Porque en ellos los ciervos
se mostraban altivos,
y los lobos audaces
con sus grandes colmillos.

Fueron días de sueños,
de susurros benditos,
con aroma en las almas
y recuerdos prendidos.

"...Se durmieron los hombres
tras la copa de vino,
embriagados de esencia
por un sueño vivido..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/04/17

viernes, 21 de abril de 2017

POR UNA CARRETERA...


Por una carretera
caminan dos borricos,
el uno lleva lana
y el otro carga vino.

Los lleva con su paso
un joven pastorcito,
salido de la infancia,
con pecas y con rizos.

De pronto se detienen
al borde del camino,
allí, junto a la fuente
y el agua de su grifo.

Se mojan el bigote
y toman un sorbito,
los burros del relato
que son muy comedidos.

Por esa carretera
se cruzan dos amigos,
un tanto empalagosos
por ser muy resentidos.

Escapan del colegio
compuestos y sin libros,
diciendo muchos tacos
por ser así más limpios.

Entonces nuestro joven,
con burros y sencillo,
aviva bien su paso
no quiere un estropicio.

Los otros, muy frustrados
maldicen al obispo,
y culpan de sus penas
a todos los ministros.

"...Resumen de una tarde
de estudio y sacrificio,
hay seres que trabajan
cuando otros son los indios..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/04/17

jueves, 20 de abril de 2017

ES DIFÍCIL DE IGNORAR...


Es difícil de ignorar
el saludo de una estrella,
con su luz parpadeante
y caricia muy serena.

Tú la miras y devuelves
el saludo que te llega,
y también le envían besos
tus pupilas tan traviesas.

Es de noche muy cerrada
y las sombras cobran fuerza,
todo es bruma y el silencio
es el dueño de la orquesta.

Sin embargo tú sonríes
porque sabes que el problema
no son luces ni solsticios
ni una nueva primavera.

Una estrella ha saludado
y allí tienes la respuesta,
la alegría de unos ojos
y el farol de atalayera.

Esa estrella vigilante
marca el rumbo sin sorpresas,
y te muestra los caminos
que te lleven a la aldea.

Canta el búho en la distancia,
la cigarra no se altera,
ellos siguen con su vida
en la noche ya tan negra.

Pero sientes los latidos,
corazón, y están tus venas
bombeando bien la sangre.
que ilumine tu tristeza.

"...Es por eso que suspiras
y de pronto, te despiertas,
hay un beso entre los labios
de una estrella muy traviesa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/04/17

miércoles, 19 de abril de 2017

HOY DE NUEVO, RECORDÉ...


Hoy, de nuevo, recordé
un lugar de la Barquera,
una capilla chiquita
y una imagen con estrellas.

Es difícil de olvidar,
(imposible aunque quisiera),
este rincón tan precioso
que invita a pasar su puerta.

Porque tras ella reside
una Virgen marinera,
pequeñita y muy galana
con un "Mozucu" que lleva.

Cuentan leyendas e historias
que llegó una primavera,
en una barca sin remos,
sin tripulantes ni velas.

Dicen que vino a quedarse
y varó sobre la arena,
debajo de las encinas
que flanqueaban las piedras.

El pueblo llegó corriendo
a contemplar esa escena,
y rezar allí, la salve,
a pesar de la marea.

Poco después trabajaron
y construyeron la iglesia,
esa capilla que digo
con su estampita coqueta.

Es una historia profunda
con mil detalles en ella,
porque el marino y la Salve
hacen temblar a cualquiera.

"...Hoy de nuevo recordé
la hermosura y la inocencia,
dos latidos y una Salve
y aquel beso en La Barquera..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/04/17

martes, 18 de abril de 2017

FUE UNA PRIMAVERA...


Fue una primavera
como tantas otras,
afuera, en la playa,
llegaban las olas.

Venían contentas
de mares y costas,
con una melena
de espuma preciosa.

Entonces los niños
abrieron sus bocas,
al ver los cometas
besando a las rosas.

Quizás eran nubes
o tal vez gaviotas,
no importa el motivo
si llegan y rozan.

Por eso te digo
que busco tu boca,
la miro y remiro,
te doy una cosa.

Quizás el suspiro
que daba la loba,
allá, en las montañas
doradas y rojas.

Quizás la caricia
surgida y sin nota,
del labio, inocente,
con ojos que lloran.

Te doy, en secreto
la paz y la gloria
y el dulce latido
que marca las horas.

"...Fue una primavera
florida y preciosa,
tus manos zurcían
mi alma y mi ropa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/04/17

lunes, 17 de abril de 2017

A UNOS HOMBRES DEL CAMPO...



(A Braulio, Manolo y Leví, tres hombres del campo que nos dejan, en estos días, pero vivirán, por siempre, en nuestros corazones).

A unos hombres del campo
que en silencio nos dejan,
nacen hoy mis palabras
con profunda tristeza.

Eran hombres honrados
de mirada serena,
con la cara curtida
por el sol y la niebla.

En sus ojos tenían
la pupila y grandeza,
de los hombres sencillos
que trabajan la tierra.

Porque aquellos labraron
y segaron la gleba
consiguiendo los frutos
de campiñas y huertas.

En sus frentes llevaban
la profunda nobleza,
y el latir de sus pechos
y también de la aldea.

¡Que testigos callados
han dejado en su herencia,
con misión imposible
de caricias y fuerzas!

Porque de estas personas
hoy nos queda su huella,
ese punto invisible
que conduce a la meta.

La lección de su vida
no debemos perderla,
y el recuerdo imborrable
de una historia muy tierna.

"...A unos hombres del campo
les dedico estas letras,
unos versos humildes
y que en ellos se duerman..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/04/17

domingo, 16 de abril de 2017

ALGUNAS VECES...


Algunas veces seguí tus pasos
que te llevaban a la ribera,
allí mirabas aquella imagen
y te embebías en su belleza.

Un bello cuadro y un pentagrama
color celeste y color turquesa,
en largas tardes que allí quedaron
y nos dejaron tantos poemas.

Fueron momentos inenarrables,
unos instantes que hoy los quisiera,
pero me quedan solo recuerdos
y en la retina playas y arena.

Olas venidas de muchos mares,
que perfilaban bien su silueta,
y aquel encanto que subyugaba
con la resaca y su cabellera.

Algunas veces soñé despierto,
entre tus brazos y sin cadenas,
luego jugaba, también, contigo,
y me llevabas hasta la iglesia.

Allí una encina nos aguardaba,
bajo sus ramas besos y esencia,
tú me abrazabas yo sonreía,
y nuestras almas estaban frescas.

Porque las fuentes tenían agua,
limpias de odio y de amor muy llenas,
por eso, entonces, aquellas almas
estaban frescas y eran sinceras.

Hoy lo recuerdo mientras suspiro,
entre susurros que el viento deja,
será la brisa con su nostalgia,
serán las olas y las mareas.

"...Algunas veces, yo te recuerdo,
mi viejo roble de entre la niebla,
para engarzarte con unos versos
que en el presente lleven tu huella..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/04/17

sábado, 15 de abril de 2017

HOY HE VISTO UNOS VERSOS HERIDOS...


Hoy he visto unos versos heridos
y también a un poema sangrando,
¡cuánta rabia y dolor en sus letras
y en los dedos la pluma y el llanto!

Porque nada se oculta al silencio
aunque aprieten con fuerza las manos,
las cadenas que niegan la vida
y las sombras cerriles de antaño.

Esos versos heridos, sin duda,
son rebecos con elfos y galgos,
es la magia quebrada en la tarde
por el bosque que está a nuestro lado.

Una hoguera se eleva hacia el cielo
y las llamas destruyen los pastos,
las cigüeñas se muestran nerviosas
y a los hombres les tiemblan las manos.

Pero vuelvo a los hombres dormidos,
a las almas que están tiritando,
y compruebo que siguen con vida
y que rezan despacio y muy bajo.

Hay sudor y cansancio en sus vidas,
hay dolor en los dedos que hablo,
hay pasión contenida en las venas
y hay amor en un cofre lacado.

Yo quisiera arrancar una nota,
conseguir que me hablen sus labios,
restañar las heridas tan feas
y saciar, en mi pecho, su adagio.

Pero sé que la herida es profunda,
que esta vida se juega a los dados,
que el amor es un verso latente
y el poema algo hermoso y sagrado.

"...Hoy he visto unos versos heridos
y creí, mi deber, el curarlos,
pero el sueño del niño es profundo
y el poema del hombre es amargo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/04/17

viernes, 14 de abril de 2017

HAY UN PÁJARO HERIDO...


Hay un pájaro herido en el alma
una sangre que brota en la tierra,
hay dolor, corazón, en el aire
y tú estás sin farol ni linterna.

Es posible que grite la herida
y la sangre se escape en las venas,
y hasta puede que llore la luna
sin saber que sus rayos te llegan.

Porque tiene ceniza en la cara
que ha dejado la dura galerna,
y hasta lágrimas frías de invierno
han dejado las lindas estrellas.

Un silencio pesado se esconde
y no quieres saber que se sepa,
ni que nadie se entere del duelo
que a tu alma atenaza con fuerza.

Se perdieron, quizás, por el campo
las palabras que un día nacieran,
y también se perdieron los besos
y caricias que fueron eternas.

Se perdieron los niños de antaño
que jugaban los dos en la arena,
construyendo castillos y mundos
de utopía, de paz y sin guerras.

Y por eso, se mueren las almas
y las aves heridas hoy tiemblan,
sin saber cual será su destino
y ese nido de amor y promesas.

Porque sobran palabras bonitas
y se quieren miradas sinceras,
donde no haya mentiras a oscuras
ni tampoco verdades a medias.

"...Hay un pájaro herido en el alma
que su grito a los cielos eleva,
hay candor e ilusión, todavía,
en el hombre y el niño que esperan..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/04/17

jueves, 13 de abril de 2017

UNA PUERTA SE CIERRA...


Una puerta se cierra
y otra puerta se abre,
mientras pasa la vida
y también las edades.

Es el día tras día,
la mañana y la tarde,
con las horas que corren
y que mueren y nacen.

Las semanas transcurren
y los meses se parten,
hay binomios de cifras
y silencios tenaces.

Mas también las ventanas
ya reclaman su traje,
la cortina coqueta
y el cordón de su talle.

Unos ojos vigilan,
sin cesar, a la calle,
y otros ojos, dormidos,
no vigilan a nadie.

Pero, al fin, nada importa,
ya que son mil detalles,
que desgrana la vida
y nos deja saudades.

Sensación de suspiros
y de lágrimas graves,
con los labios temblando
y buscando a la Madre.

Ha cruzado la reja
un susurro muy suave,
y los ojos divinos
han devuelto la Salve.

"...Una puerta se cierra
sin candado y sin llaves
y otra puerta te invita
a cruzar sus umbrales..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/04/17

miércoles, 12 de abril de 2017

QUIERO MARCHAR...


Quiero marchar a un mundo solitario
donde al amor respondan los silencios,
un mundo de pureza simplemente
que pueda resumirse en pocos versos.

Pero escapar, dejar en un instante
este presente absurdo del momento,
este seguir dudando entre la bruma
para acabar sumido entre los miedos...

...Hay mucha ensoñación en esta tarde,
y así lo reconozco y manifiesto,
porque escapar, de pronto, de la vida,
es una sensación de estar ya muerto.

Y hay que vivir, reír, gozar, llorar
si cabe de alegría y, por lo menos,
tener la sensación de ser tú mismo
y no la fotocopia de un tercero.

Porque en el fondo somos marionetas,
actores secundarios, sin saberlo,
que un día despertamos a la vida
y vemos nuestros ojos tan pequeños.

Entonces contemplamos la grandeza,
incluso todo aquello que tenemos,
y el niño se convierte en algo grande
pasando de bufón a ser maestro.

De nuevo te reclama la conciencia,
te dice que no agotes los momentos,
que entregues tus caricias, sin dudarlo,
y vivas, ¡cómo no!, sin los recuerdos.

Resaca de emociones, en el alma;
es hora de partir hacia otros puertos,
pero algo te retiene y te subyuga
¡la fuerza de la vida es más que un beso!

"...Quiero marchar a un mundo solitario
pero ¿qué haré en el mismo sin tu aliento?,
¿cómo vivir en él sin tu presencia
y sin tener los versos de tus sueños?..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/04/17

martes, 11 de abril de 2017

EN UNA VIEJA SILLA...


En una vieja silla
estaba la bufanda,
sus alas extendidas,
dormidas y sin ganas.

Afuera hacía frío,
incfluso hasta nevaba,
los copos de la nieve
trazaban  filigranas.

El niño y propietario,
mostraba su garganta,
pequeña y reluciente
al fuego y a las brasas.

Sus manos temblorosas
al leño se inclinaban,
buscando el calorcito
y el humo con su magia.

¡Qué cuadro tan hermoso
del niño con su infancia,
momentos y recuerdos
cosidos en el alma!

Saltaban las pavesas
ahumando las ventanas,
quizás en el misterio
de araña alambicada.

Un niño pensativo
la llama contemplaba,
ajeno a los deberes
y a juegos en la plaza.

Sus ojos infantiles
cansados se cerraban,
ansiaban las caricias
y el beso de las hadas.

"...En una vieja silla
estaba la esperanza,
bufanda de la calle,
del niño y sus andanzas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/04/17

lunes, 10 de abril de 2017

UN AROMA INVISIBLE...


Un aroma invisible,
un jardín encantado,
una ardilla que salta
y una rosa temblando.

Cuatro cosas distintas
que conforman un cuadro,
cuatro imágenes bellas
bajo el cielo estrellado.

Porque aún no es de noche
y ha llegado el ocaso,
con el rojo sublime
de la nube llorando.

Es posible que un cuento
ha trazado la mano,
sin pincel y sin tinta
en el mundo dorado.

Poesía sublime
de la bruma y el árbol,
con la magia que emite
la cabaña y el lago.

Es un largo suspiro,
con la noche llegando,
hoy la luna coqueta
va vestida de blanco.

Hay susurros profundos
y pupilas llorando,
con dos ramas que juegan
y se besan, en tanto.

Y el ocaso prosigue
cada vez cuesta abajo,
y las sombras aumentan
la extensión de su abrazo.

"...Un aroma invisible
ha pasado a mi lado,
y te vi, poesía,
ya no puedo negarlo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/04/17

domingo, 9 de abril de 2017

POR ÚLTIMO...



Por último confieso que abandono,
que bajo por mi pie de la escalera,
no busco el oropel ni colecciono
el premio ni el laurel de esta carrera.

Confieso que renuncio, y no perdono,
a ser el pordiosero que pidiera,
la miga de ese verso que menciono
por culpa de una envidia torticera.

Confieso que me quedo, tristemente,
llorando como un tonto, arrepentido,
y herido por un arma, mortalmente.

Confieso que he vivido y he sentido,
la vida de una forma diferente,
y ahora el corazón está vencido.

Rafael Sánchez Ortega ©
05/04/17

sábado, 8 de abril de 2017

NUEVAMENTE...


Nuevamente confieso mi impotencia
al tratar de vivir y ver la vida;
es posible que sea mi conciencia
el crisol y el cedazo de la herida.

Nuevamente recojo la secuencia
y la excusa falaz y  transmitida;
es, quizás, y será por mi inocencia
que recaiga, otra vez, en mi caída.

Nuevamente las dudas amanecen
deseando volcarse en una mano
para luego saber de qué carecen.

Nuevamente me siento tan lejano
que rechazo hasta el premio, que me ofrecen,
porque pienso que es vano ser humano

Rafael Sánchez Ortega ©
05/04/16

viernes, 7 de abril de 2017

CONFIESO...


Confieso que me siento sorprendido
y creo que no es cierto lo que pasa,
parece que los sueños han venido
y atrapan lo que ocurre por mi casa.

Confieso que me encuentro malherido
por culpa de una espada que traspasa,
es fácil renegar de haber nacido
y duro parecer como un sarasa.

Confieso que parezco un amargado,
un hombre resentido de la vida
que espera ya pagar por su pecado.

Confieso que la sangre de la herida
supura y se desliza en el costado
y el alma pide ya la despedida.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/04/17

jueves, 6 de abril de 2017

TRAS LA PUERTA CERRADA...


Tras la puerta cerrada
duermen hoy los recuerdos,
poesía de nieve
y latidos eternos.

Dicen ya los mayores
que reposan los sueños,
y descansan por siempre
los recuerdos añejos.

Pues la vida se vive
en presente y directo,
que su pulso se toma
del reloj de los cielos.

Yo no sé si dormitan
los recuerdos eternos,
pero sé de sus luchas
a través de los tiempos.

Una puerta cerrada
es un cáliz reseco,
sin licor y sin sangre
para el labio sediento.

Pero el hombre vacila
entre dudas y miedos,
y al pasado se vuelve
a mirar a su espejo.

Un instante imantado
hoy nos causa tormento,
tiene llanto y sonrisa
de inquietud y sosiego.

Es el tiempo pasado,
el recuerdo ya muerto,
o quizás dormitando
por el sueño en el lecho.

"...Mas la puerta cerrada
es quizás lo que tengo,
la nostalgia infinita
de vivir sin saberlo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/04/17