miércoles, 24 de mayo de 2017

COMO SÉ...



Como sé que tú sabes
lo que pienso, en silencio,
es por eso que callo
y me voy con el viento.

Yo te invito a seguirme,
a volar sin complejos,
a remar en las ondas
que nos lleven al cielo.

Surcaremos praderas,
continentes enteros,
para estar con la luna
y dormir en su pecho.

Porque sé que me quieres
yo te quiero y venero,
y te abrazo con fuerza
con profundo respeto.

Es por eso que miro
tus pupilas, despierto,
y recogo el susurro
de esos labios hambrientos.

Unos labios de plata
con profundos deseos,
y que quieren y ansían
de los míos un beso.

Y es por eso que sabes
lo que quiero y anhelo,
que nos damos la mano
y juntamos los dedos.

Así surgen caricias
y mil roces diversos,
recorriendo mejillas
y diversos senderos.

Se estremecen las almas,
mientras tiemblan los cuerpos,
y nosotros buscamos
el Amor en los sueños.

"...Como sé que tú sabes
que mi amor es sincero,
es por eso que el tuyo
en mi pecho lo tengo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/05/17

martes, 23 de mayo de 2017

ESCUCHABA A LA LLUVIA...


Escuchaba a la lluvia
y, a la vez, recordaba,
esos días lejanos
y también de la infancia.

Aunque a otros, el tiempo,
con candor acercaba,
entre el fuego y lujuria
de dos cuerpos en llamas.

¡Qué mensaje decía
esta lluvia que baja,
desnudando los pechos
y también a las almas!

Porque habla muy quedo
en susurros de plata,
y otras veces su idioma
es así, sin palabras.

Cada frase inherente
es la gota que cala,
que reslaba y suaviza
por la piel añorada.

Es la voz misteriosa
que te moja la cara,
que revuelve tu pelo
y recorre la espalda.

Un temblor infinito
se desliza en las nalgas,
y desbordan los coros
de la orquesta del agua.

¿Quién pudiera ser lluvia
y cambiar la distancia,
transformando recuerdos
con un halo de magia...?

"...Escuchaba a la lluvia
y, sin duda, pensaba,
en las tardes de estío
y en tu boca cercana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/17

lunes, 22 de mayo de 2017

ME ASOMO A LA VENTANA...



Me asomo a la ventana
y busco entre la lluvia,
la gota que, nerviosa,
equivocó su ruta.

Las miro y las remiro
sin encontrar alguna,
que sepa disiparme
la niebla con las dudas.

Quizás porque estas gotas
son restos de la bruma,
de nubes que rozaron
esas pupilas tuyas.

Hay gotas de rocío
mandadas por la luna,
hay gotas legañosas
perdidas por las brujas.

Se buscan mil leyendas
de amor y de fortuna,
soñar es siempre hermoso
en tardes sin cordura.

Las gotas transparentes
gotean y se escuchan,
rompiendo con anillos
las charcas diminutas.

Hay gotas, simplemente,
que van a la laguna,
y hay otras que se escurren
y mojan la basura.

Quizás por eso mismo
la lluvia es oportuna,
y sales sin paraguas
buscando su frescura.

Las gotas no reparan
en sueños ni en preguntas,
y mojan a los cuerpos
saciando su lujuria.

"...Me asomo a la ventana
y veo vagabundas,
las gotas de los cielos
que aumentan tu hermosura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/05/17

MIRABAS EL CUADERNO...



Mirabas el cuaderno
con ojos sorprendidos,
decían tantas cosas
las letras y los signos.

Hablaban de personas
de calles y de sitios,
de tiempos ya pasados
y otoños amarillos.

Al fondo se escuchaba
la radio y el vinilo,
cual breve contrapunto
de adagio vespertino.

Las frases del diario
temblaban como cirios,
quizás porque en tus ojos
había ya rocío.

Cuartillas incompletas
poemas detenidos,
robados al silencio
con cientos de suspiros.

Estabas tan hermosa,
allí, junto a tu libro,
que guardo aquella imagen
aquí, con gran cariño.

Las llaves del diario,
tu mano y el bolígrafo,
los ojos soñadores
huyendo de testigos.

No sé como lograste
hacer eso conmigo,
mis labios te mandaron
un beso con sigilo.

"...Mirabas el cuaderno
y yo miré contigo,
buscando en el diario
aquellos versos míos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/05/17

sábado, 20 de mayo de 2017

ME GUSTAN TUS CARICIAS...



Me gustan tus caricias,
el roce de tus manos,
la luz de tu mirada
y el beso de tus labios.

Por eso tú me gustas
y estoy enamorado,
quizás sin tú saberlo
por culpa de tu gato.

Le tengo gran cariño
y no puedo negarlo,
quizás me corresponde
por medio de su rabo.

Me gusta estar contigo,
sin prisas, paseando,
buscar en los jardines
la sombra de algún banco.

Y luego allí, tranquilos,
juntar nuestros abrazos,
los dedos impaciente
y el soplo equivocado.

Se trata del nordeste,
la brisa del verano,
que en ella he confundido
al beso tan ansiado.

Me gusta regalarte
aquello que has soñado,
un viaje a las estrellas
teniendo el mundo abajo.

Sujeto de alfileres,
dormidos los humanos,
ancladas las pasiones
posando en el regazo.

Quizás así resurjan
violetas y geranios,
llevadas a la hoguera
por ser malos regalos.

"...Me gustan tantas cosas,
que veo y que me callo,
so pena de decirte
lo mucho que te amo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/05/17

viernes, 19 de mayo de 2017

NO CREAS QUE ESCRIBIR...



No creas que escribir es tan penoso
y menos si se trata de sonetos,
es cierto que se quedan incompletos
los versos de un poema primoroso.

Empiezas letra a letra, muy nervioso,
rompiendo la quietud de los secretos,
quizás para romper los parapetos
que lleguen al lector en su reposo.

Mas debes de escribir, aunque no quieras,
se escribe con candor en la locura,
se doma la pasión con la alegría.

Es fácil recitar la poesía,
el arte de narrar es la sutura
que dicta el corazón en sus carreras.

Rafael Sánchez Ortega ©
14/05/17

jueves, 18 de mayo de 2017

EL ÚLTIMO VERANO...



El último verano
fue el punto de partida,
quizás porque la infancia
quedaba en otra vía.

Las dulces damiselas
cortando margaritas,
con dedos primorosos
que iban y venían.

Los rudos pescadores
pasando por la orilla,
llevando su trainera
bogando en la bahía.

Los sueños estivales
rozando las mejillas,
igual que las promesas
contando el día a día.

El último verano
sopló fuerte la brisa,
quizás para dejarle
suspiros sin heridas.

También las madreselvas
lucieron las campiñas,
igual que por los cielos
volaron golondrinas.

Tenía mucho encanto
la imagen retenida,
guardada en los altares
que había en la capilla.

Retazos en las sombras
con breves letanías,
volvían al recuerdo
con besos y caricias.

"...El último verano
sintió que sus pupilas
brillaban cuando el viento
rozaba sus mejillas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/17