domingo, 31 de julio de 2016

COMO CADA NOCHE...


Como cada noche
buscaba la calma,
la brisa bendita,
la nota del arpa.

Era como un niño,
con ropas mojadas,
con labios rosados
y alas muy blancas.

No sé si la luna
quizás envidiaba,
la linda figura
tan llena de magia.

Había claveles
y rosas tempranas,
y el suello mullido
de yerbas y jaras.

Un hombre, en la noche,
al cielo miraba,
buscando la luna
y estrellas lejanas.

Quizás, en silencio,
a Dios le rezaba,
por un mundo nuevo
de paz y esperanza.

No es fácil juzgarle
si al tiempo temblara,
manando sus ojos
la lluvia del alma.

De pronto un cometa
cruzó en lontananza,
los cielos sombríos
dejando una carta.

Dos frases precisas,
con tiernas palabras,
dos versos temblando
de amor y esperanza.

Te quiero en la noche
y luego en el alba,
te quiero, mi vida,
sin ti no soy nada.

Un Niño, en el cielo
también desgranaba,
murmullos ardientes
de Amor y bonanza.

Sin duda, los sueños,
mil gracias dejaban,
haciendo a los hombres
seguir en su infancia.

"...Como cada noche
abrió su ventana,
miró hacia los cielos
buscando su barca.

Y vio la trainera
llegando lozana,
y un Niño a los remos
cantando una nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/07/16


(Durante unos días estaré ausente y sin publicar nada. Espero volver pronto para visitaros, gozar de vuestros trabajos y compartir comentarios. Un abrazo a todos.)

LAGARTIJAS HE VISTO...


Lagartijas he visto en el paseo
cuando fui de camino a la capilla,
paseaban y así se deslizaban
asustadas y un tanto sorprendidas.

Eran muchas corriendo entre los coches,
por aceras y asfaltos de la ermita,
con su lomo estirado y taciturno
que pedían a gritos la sonrisa.

Las dejamos seguir con su locura,
y avanzamos mirando a la bahía,
ese bucle de agua y de arenales
que conforman el porche de mi villa.

Bella imagen de luz y colorido
con el fondo de puentes y de rías,
y los barcos dormidos en el puerto
al compás de resacas en la orilla.

Pero quiero olvidarme de este cuadro
y volver a esa ermita tan sencilla,
donde están las raíces de los hombres
y oraciones dejadas en su día.

Esa Salve tan tierna y tan hermosa
que desgranan los pechos y la gritan,
cuando llegan y acuden a la Virgen
recordando los tiempos de Folía.

Marineros de rostro endurecido
por salitres, nordestes y la brisa,
y también las mujeres de la casa,
las esposas, las madres y las hijas.

Todos van a pedir a La Barquera
ese pan y ese Amor que necesitan,
y que cure y que sane a los enfermos
retornando a sus cuerpos la alegría.

"...Yo acudí esta tarde ante tu puerta
a pedir por mi casa y mi familia,
y te vi, sonriente y a mi lado,
en sutil y adorada lagartija.

Eras tú virgencita de los mares,
La Barquera soñada y tan querida,
la patrona de niños y mayores
que en tu dulce regazo nos mecías..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/07/16

sábado, 30 de julio de 2016

ATRAPADA EN LOS SUEÑOS...



Atrapada en los sueños
caminaba y dormía,
una linda tortuga
por demás muy bonita.

Ella iba despacio,
poco a poco, sin prisa,
caminando adelante
por la arena amarilla.

Una ufana gaviota
la miró confundida,
y pensó que una roca
de las olas huía.

Aguzando los ojos
y afinando la vista,
comprendió que la piedra
era un ser que vivía.

Con su paso indolente
la tortuga era vida,
un caudal de emociones
y un nordeste con brisa.

Lo entendió la gaviota,
de las alas cenizas,
y moviendo su pico
le ofreció una caricia.

Un suspiro inaudible,
un latido y sonrisa,
con sabor a salitre
y las algas marinas.

Y allí van, paso a paso,
compartiendo sus cuitas,
la tortuga y gaviota,
compañeras y amigas.

"...Yo no sé si los hombres
buscarán día a día,
el valor de las horas
que se pasan olvidan.

Porque todo es ternura
y la vida distinta
si al Amor aceptamos
con sus rosas y espinas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/07/16

viernes, 29 de julio de 2016

ENTRE RISAS Y LAMENTOS...


Entre risas y lamentos
van pasando nuestros días,
es la nota discordante
y la esencia de la vida.

Mas veamos lo que encierran
esas glosas infinitas,
que se forman en la mente
de los hombres que vacilan.

Hay preciosas caracolas
en las playas, escondidas,
con mensajes y con cantos
de sirenas muy bonitas.

Un poema se desgrana
y unos versos se deslizan,
por el mar y por las olas
con sus trenzas amarillas.

Unos niños las observan
y, a la vez, las acarician,
con sus ojos soñadores
entre nubles y neblinas.

Quizás vuelan, por los cielos,
como alegres golondrinas,
contemplando, en las praderas,
el verdor de las campiñas.

Allí crecen amapolas
y también las margaritas,
y muy cerca, en las montañas,
se ven rocas y calizas.

Es hermoso el cuadro alado,
pentagrama de sonrisas,
con la vida en cada verso
palpitando en las pupilas.

"...Entre risas y lamentos
corre el tiempo y va de prisa,
y nosotros, a su lado,
suspiramos con desidia.

Y cerrando nuestros ojos
suplicamos a la brisa,
ese beso tan ansiado
en la frente tan querida..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/07/16

miércoles, 27 de julio de 2016

QUIZÁS SI LAS ESTRELLAS...


Quizás si las estrellas
tuvieran un abrigo,
podrían, en la noche,
temblar y no de frío.

Podrían, con sus luces,
ser faros en caminos,
serenos de los campos
cuidando los olivos.

Serían, si quisieran,
ser musas del Olimpo,
con rosas irisadas
luciendo en sus vestidos.

Es fácil que, hasta algunas,
bajaran a los libros,
a versos y poemas
con nanas de los niños.

Quizás, en su locura,
vinieran un ratito,
a ver a los humanos
luchar con los molinos.

Eternos Don Quijotes
siguiendo su destino,
detrás de las estrellas
que nunca han conocido.

Por eso, por las noches,
se cubren de rocío,
y lloran dulcemente
sus ojos tan bonitos.

Son lágrimas del cielo,
cometas y suspiros,
susurros de unos labios
que dictan unos ripios.

"...Quizás si las estrellas
tuvieran lo que digo,
podrían, por las noches,
hablarnos un poquito.

Contarnos de la luna,
rozarnos con sus rizos,
traer las mil caricias
que quiero aquí, conmigo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/07/16

YA PASAN DE LAS CUATRO...



Ya pasan de las cuatro
y a penas has comido,
gatito larguilucho
que dejas tu maullido.

Más entra y no distraigas,
no seas presumido
y lleva a tus bigotes
mi humilde bocadillo.

No pienses que te alejo,
tampoco que te olvido,
pues son tus arañazos
recuerdo y buen motivo.

Hay días que me rutas
y buscas bien mi abrigo,
los dedos ya te rozan
dejándote mil mimos.

Te subes a la mesa,
me miras y te miro,
te sobas por mi brazo
dejándome tranquilo.

Yo trato, en unos versos
de ver ese suspiro,
que lanzas en la casa
por culpa del estío.

Te gustan los ratones
y sigues a los grillos,`
persigues a las moscas
igual que a los mosquitos.

No sé cómo te aguanto
ni sé qué hacer contigo,
¡gatito de mi vida
no tuerzas el hozico!

"...Ya sé que son las cuatro
y estás, como decimos,
a ver si con la pava
hay pela del domingo.

Sonríe con mis versos,
no seas mal amigo,
gatito de mi alma
que van a dar las cinco..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/07/16

martes, 26 de julio de 2016

COMO UN CISNE POR EL LAGO...


Como un cisne por el lago
voy buscando la esperanza,
la que deja su figura
y se estira por el agua.

Hay estanques en otoño
con las aguas muy templadas,
remolinos de colores
como versos sin palabras.

Es allí donde se juntan
las pequeñas salamandras,
y los lirios y los juncos
y los ánades y ranas.

Unos árboles admiran
y saludan con sus ramas
esta imagen tan hermosa
que refleja la mirada.

Porque el lago de los cisnes
tiene encanto y tiene magia,
y un poquito de ternura
que se cuela con su estampa.

Me sumerjo en ese otoño,
esa etapa tan dorada,
y un inmenso escalofrío
se desliza por mi espalda.

Es un parque con un lago,
hay un cisne en la fontana,
unos niños le contemplan
y le lanzan sus migajas.

Es el pan del bocadillo,
su merienda que le pasan,
y comparten con el cisne
esas migas codiciadas.

"...Y es aquí donde me paro
y recojo la enseñanza,
de esos niños con el cisne
compartiendo su bocata.

Porque el cisne con el lago
deja paz en la distancia
a las almas de los niños
y a los bosques de las hadas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/07/16